El oro cobra fuerza ante incertidumbre global

- Por

Una tormenta perfecta se está configurando en el mercado internacional de valores. Los inversionistas están en búsqueda de un activo de refugio para proteger sus inversiones. El conflicto comercial entre Estados Unidos y China ha permitido que el «safe heaven» por excelencia, el oro, se revalué rápidamente. Desde su mínimo desde enero de 2017 alcanzado el verano pasado, el oro ha incrementado su valor en un 9% al pasar de 1.174 dólares por onza a 1.282 dólares, apenas un 1.56% menos que lo obtenido al cierre de 2017, y podría seguir subiendo más, conforme la tensión internacional incremente.

El oro se alza ante la zozobra.

Y es que la turbulencia internacional no es nueva, desde la llegada de Donald Trump al poder en los Estados Unidos, el riesgo ha venido incrementando constantemente y el oro apenas empieza a responder como activo de refugio. La analista de Banco Base, Gabriela Siller, entrevistada por El País, menciona lo siguiente: «(El oro) Perdió su propiedad de activo de refugio durante la mayor parte del año.» De igual manera Siller menciona que esto se puede deber debido a los incrementos en las tasas de interés de la Reserva Federal de los Estados Unidos, lo que ha fortalecido al dólar «Los mayores tipos fortalecen al dólar, disminuyendo la demanda de materias primas.»

No fue hasta octubre de 2018, que el oro empezó a ganar atractivo nuevamente. El entorno lleno de pesimismo en el ámbito internacional, mientras el crecimiento mundial se desaceleraba, impulsó al oro. Otros factores que influyeron fueron la desaceleración de China, que registró su menor crecimiento desde 2009 con un 6.5% anual; la desaceleración europea que en 2018 registró apenas un crecimiento del 1.6%, el nivel más bajo desde 2014. Mientras tanto en Estados Unidos, los tipos de interés del Tesoro a tres y cinco años, tuvieron rendimientos negativos momentáneamente, indicando el inicio de un ciclo económico bajista en los Estados Unidos, que llevaba creciendo casi una década de forma ininterrumpida desde la crisis financiera de 2008.

Al mismo tiempo, en otro frente, Estados Unidos emprendía una escalada en la guerra comercial con China. En el ámbito europeo, el Brexit empezaba a añadir presión sobre los mercados, al fracasar el intento de una salida «suave» en las últimas semanas. A todo esto se añadieron los rendimientos negativos en los mercados de valores, dónde el S&P 500 decreció un 6.28% a tasa anual, el Dow un 5.63%, aunque llego a caer hasta un 8.7% en diciembre, su peor rendimiento desde 1931 para el mismo mes. Las bolsas asiáticas y europeas sufrieron un destino similar. Finalmente, los bonos del Tesoro a 10 años, redujeron sus rendimientos a apenas 2.69%, después de tocar un máximo de 3.25%. Todos estos en factores en conjunto hicieron al oro especialmente atractivo.

Incertidumbre sobre el incremento en su valor.

Sin embargo, las cosas no van tan bien hasta ahora, en lo que va del mes de enero, el oro se ha mantenido más o menos estable, en un mes que usualmente suele ser bueno. Los analistas consultados por El País mencionan que esto se debe a que el dólar estadounidense se está fortaleciendo y que probablemente en unas semanas se estaría hablando de un tratado entre China y los Estados Unidos. Algunos creen que el oro podría dispararse pronto, especialmente porque no esperan que la disputa comercial disminuya, sino todo lo contrario. A esto se sumaría un crecimiento global mediocre, que apenas alcanzaría el 3.5% anual, una reducción desde el 3.7% proyectado con anterioridad. Las presiones por un Brexit duro podrían empeorar la situación y convertir al oro en un activo sumamente atractivo. Algunos creen que el oro podría llegar hasta los 1 mil 400 dólares este año.


Etiquetas: