5,000 soldados de Estados Unidos estarían listos para ir a Venezuela

- Por

Las últimas semanas serán intensas en territorio venezolano. El gran problema es político, pero los estragos sociales, la crisis financiera y la pobreza tienen en un estado de alerta a millones de venezolanos que no saben qué opción escoger. Hay dos presidentes por el momento: Nicolás Maduro y Juan Guaidó. A uno lo apoyan Rusia, China y México, al otro lo apoyan Colombia, Brasil, varias naciones europeas y Estados Unidos. Este último es un aliado preocupante.

Desde que Donald Trump llegó al poder se empecinó en condenar el gobierno de Nicolás Maduro y poco a poco ha ido aumentando su furia contra la realidad política del país sureño. Ahora, en un aparente descuido realizado por su principal asesor en materia de seguridad, se alcanzó a notar que ya se considera la idea de iniciar un ataque militar a Venezuela. Esto sería el golpe definitivo para arrancar una guerra que parece inevitable.

Con el ultimátum que varias potencias europeas lanzaron para que se convocara a elecciones en Venezuela, ya se veía venir un panorama violento en la región. Maduro los mandó literalmente “al carajo” y ahora Estados Unidos agota recursos para forzar al chavista a que abandone el poder o convoque rápidamente a elecciones. Eso no basta, líderes como el uruguayo Pepe Mujica solicitan que las elecciones las vigile la ONU. Y es que Maduro está viviendo un nuevo mandato gracias a una votación plagado de anomalías y acusaciones de fraude electoral.

El presunto descuido se dejó ver en un bloc de notas de John Bolton. El asesor en materia de seguridad es conocido por su actitud radical para solucionar conflictos internacionales. En sus apuntes, después de anunciar que se cancelaban por el momento los acuerdos petroleros con Venezuela, le alcanzó a leer la frase “5,000 tropas a Colombia”. Justo al final de su turno al micrófono lanzó también la indicación del presidente yanqui: “todas las opciones están sobre la mesa”.

Recordemos que Brasil, con Jair Bolsonaro, y Colombia, con Iván Duque, han prometido imponer su visión de “democracia” junto a Estados Unidos en el territorio de la arepa y las más grandes reservas de petróleo en el continente. Una posible acción militar ya se huele en las calles venezolanas, sobretodo después de que Juan Guaidó prometió un perdón a los militares que se revelen en contra del gobierno de Nicolás Maduro. Todo esto después de que las fuerzas armadas juraran lealtad al régimen chavista.

La jugada de Bolton parece más un guiño lanzado directamente al gobierno venezolano que un descuido. Lo cierto es que la estrategia es muy similar a las que ha usado Donald Trump en el pasado, en donde simula “descuidos”, con tal de mandar un sutil mensaje. En este caso, la pequeña frase no es nada sutil, ya que representaría una invasión militar yanqui en territorio sudamericano, una tradición del siglo pasado que dejó millares de muertos.

Nicolás Maduro ha acusado directamente a Estados Unidos de orquestar toda la crisis actual. Y es que la llegada de Juan Guaidó a la presidencial venezolana cobró fuerza desde que los yanquis obligaron al resto del mundo a elegir un bando en una posible guerra que arrastraría inevitablemente a otras naciones. El principal problema es que estas divisiones chocan a Estados Unidos con Rusia, y los últimos ya prometieron que una invasión militar estadounidense en Venezuela sería “un baño de sangre”.

Por lo tanto, 5,000 soldados de Estados Unidos en Colombia suenan bastante preocupantes, ya que se trata de la frontera más sólida con Venezuela. Incluso Jair Bolsonaro, desde la capital brasileña, mostró todo signo de apertura con Donald Trump para generar la apertura a una “pacificación” de Venezuela. Lo cierto es que cuando Estados Unidos insiste en democratizar una nación las cosas terminan de forma ultraviolenta (recordemos el caso de Afganistán y Siria).