Sheinbaum construye sobre el «legado» de Mancera

- Por

La Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, se ha esforzado en erradicar cualquier cosa que llegue a representar a Miguel Ángel Mancera de alguna forma. Y es que la corrupción que heredó la actual jefa de gobierno es descomunal. Programas como «Médico en tu casa» serán desmantelados junto con estructuras policiacas como el cuerpo de granaderos y más de la mitad de los mandos policiacos heredados de la administración anterior. La reestructuración dentro de la Ciudad de México podría ser una de las más profundas en muchos años.

Desde su llegada a la jefatura de gobierno, Claudia Sheinbaum se ha dedicado a «limpiar» los rastros de la administración anterior. Lo anterior, dicho con un toque de positividad, ha significado la remoción del 60% de los mandos policiacos por la falta de resultados en la administración anterior. Incluso, se ha llegado al punto que varios de estos mandos están siendo investigados por haberse coludido con el crimen organizado.

La desaparición de los granaderos y las fotomultas.

La mañana del 5 de diciembre de 2018 en su discurso de toma de protesta, Sheinbaum anunció la desaparición del cuerpo de granaderos. En el acto, estaba presente López Obrador, su mentor y para ese momento ya, Presidente de la República. En un emotivo discurso, Claudia dio a conocer que la desaparición del cuerpo de granaderos responde al cumplimiento de una de las demandas del Comité de Huelga del 68:

“En cumplimiento a la demanda del movimiento del 68 –expuso–, he pedido al titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Jesús Orta, la desaparición definitiva del cuerpo de granaderos. La policía está para cuidar al pueblo; no se requieren cuerpos para reprimirlo”.

Apenas un día después, la Gaceta Oficial publicó las modificaciones correspondientes al Reglamento de Tránsito del Distrito Federal en dónde se ordena la desaparición de las llamadas «fotomultas», un mecanismo de multa automático implantado durante el gobierno de Mancera.

La desaparición de estas fue una de las promesas de campaña de Sheinbaum, al considerarlo un negocio para los privados, carente de transparencia. Anualmente las empresas a cargo de las fotomultas, Autotraffic e Inteltráfico, generaba ingresos por 1 mil 200 millones de pesos. Las fotomultas fueron sustituidas por horas de trabajo a la comunidad, denominadas popularmente como «fotocívicas».

Se va «Médico en tu casa»

Otro de los programas que desaparecerá, es el de «Médico en tu casa», considerado el programa estrella de la administración de Miguel Ángel Mancera. El programa dejará de existir, tal y como lo anuncio la jefa de gobierno el 2 de enero pasado. Las autoridades de salubridad de la Ciudad de México, explican que su desaparición se debe a lo fragmentado, irregular y desordenado. La secretaria de Salud, Olivia López Arellano describe la situación de la siguiente manera:

«Era muy fragmentado, no daba seguimiento a los pacientes ni un mecanismo de evaluación… (…) Como muchos programas de la secretaría, era sólo reactivo, casi para la foto, para la prensa, pero sin seguimiento.»

El programa fue desarrollado por Armando Ahued en 2014, y consistía en asistir a mujeres embarazadas para darles atenciones prenatales. Posteriormente fueron incluidas personas adultas mayores y con discapacidad. Fue imitado en 12 estados de la república y fue replicado hasta en 14 países, fue el legado de la administración de Mancera. Hoy no queda nada de él.

Contaba con un presupuesto de 170 millones al año, 70 choferes, 30 capturistas, 80 médicos (muchos de ellos, pasantes), 32 odontólogos y 17 nutriólogos. Sin embargo, había opacidad en el uso de los recursos e irregularidades en la contratación de los especialistas.

El programa será sustituido por uno denominado «Salud en tu vida» y estará enfocado principalmente para adultos mayores que requieran de atención en sus casas. Se les dará seguimiento a través de un expediente electrónico y se dotará de 100 millones de pesos al programa.

Los otros cambios.

La administración de Sheinbaum no sólo desapareció a los granaderos, el programa «Médico en tu casa» y sustituyó las fotomultas en menos de un mes, sino que también cambió la verificación vehicular. Esta ahora en el caso de los chequeos mecánicos será voluntaria en vez de aleatoria, se argumenta que es imposible que le pida a los vehículos que estén en buenas condiciones si esto es dependiente de muchos factores, muchas veces externos.

Otro de los cambios es que se licitarán de nueva cuenta la apertura de nuevos verificentros en la Ciudad de México. La anterior administración se vio envuelta en la polémica por supuestos casos de corrupción y tráfico de influencias en la entrega de permisos para la operación de estos centros.

Finalmente, se dio a conocer un nuevo plan de reconstrucción para los afectados por el sismo del 19 de septiembre de 2017. Este nuevo programa, denominado «Plan de Reconstrucción de la Ciudad de México» sustituye el plan de Mancera, que terminaría por convertir a los damnificados en deudores a través de créditos. A esto se sumaba que las empresas encargadas serían las mismas implicadas en el grupo denominado «Cártel Inmobiliario», involucrado en irregularidades y variedad de escándalos de corrupción, tal y como lo documentó La Silla Rota el 19 de febrero de 2018.

El nuevo plan propone que los créditos sean otorgados por el mismo gobierno capitalino, y las empresas encargadas de la reconstrucción serán evaluadas por un comité técnico. Será la autoridad junto con los damnificados quienes escojan a quienes contratar, de una manera más ágil, transparente y democrática, asegura la nueva administración capitalina.

Otros cambios han sido vividos en dependencias como el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex), una paraestatal de la Ciudad de México; el Instituto para la Atención y Prevención de Adicciones; la fusión de la Secretaría de Ciencia y Tecnología con la de Educación, y la de Desarrollo Económico con la del Trabajo; la extinción de la Autoridad del Espacio Pública y la creación de la Agencia de Operación e Innovación Digital.

En menos de un mes, el nuevo gobierno de la Ciudad de México, está emprendiendo cambios profundos en la estructura administrativa de la capital del país, considerada uno de los lugares más corruptos de todo el país. Los cambios podrán ser un poco turbulentos en principio, el tiempo dirá, si todo el esfuerzo puesto en cambiar la pesada burocracia que comprende la ciudad más grande de América, habrá valido la pena. Corrupción, ineficiencia, decadencia y desigualdad son lo que define ahora a la capital, esperamos que sea diferente en unos años.