Menor importación de gasolinas por cierre de ductos

- Por

La estrategia contra el robo de combustibles emprendida por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador está teniendo un efecto secundario poco convencional. Gracias a una reducida capacidad de almacenamiento de combustibles, en el primer mes del año, ha sido complicado para los exportadores estadounidenses colocar su producto en México, informó The Wall Street Journal.

Desabasto tira importación de gasolinas.

La firma de investigación de datos, ClipperData, entre diciembre y enero de este año se registra un promedio de importación de 350 mil barriles de gasolinas diarios. Esta cantidad representa una reducción de aproximadamente 28% en comparación a diciembre de 2017 y enero de 2018.

La razón detrás de la reducción en las importaciones no es por una mayor producción de gasolinas o una reducción en su consumo sino a la estrategia en contra del robo de combustible emprendida por el actual gobierno. A esto se suma una reducida capacidad de almacenamiento de combustibles en las terminales lo que ha retrasado las entregas de gasolinas importadas. Como ejemplo, 15 buques cisterna esperan en el Golfo de México para descargar sus productos en los puertos mexicanos.

Debido a que los ductos se encuentran cerrados o bien se abren intermitentemente, los tanques de las Terminales de Almacenamiento y Reparto de Petróleos Mexicanos se encuentran a máxima capacidad. Las pipas no proporcionan un mecanismo eficiente para su distribución lo que ocasiona retrasos en toda la cadena de distribución, iniciando por los buques cisterna.

Infraestructura insuficiente y refinerías ineficientes.

El analista independiente, Gonzalo Monroy, entrevistado por The Wall Street Journal mencionó que el principal problema es la capacidad de almacenamiento y de descarga de los puertos y terminales mexicanas. A su vez, menciona, se deja en evidencia la ineficiencia de las refinerías mexicanas que, de acuerdo a Pemex, operan al 46.1% de su capacidad. Lo anterior es lo que ha provocado una creciente dependencia de gasolina proveniente de los Estados Unidos.

Si tuvieran suficientes mangueras de envío para descargar los barcos, y si tuvieran un lugar para almacenar el producto, podrían manejar este problema.

La estrategia contra el robo de combustibles iniciada el 27 de diciembre pasado incluyó el cierre del flujo de carburante por los ductos de Pemex. La distribución se está llevando a marchas forzadas a través de autotanques de la empresa y de la Canacar a fin de satisfacer la demanda en el Centro y Bajío. Los estados de Tamaulipas, Jalisco, Querétaro, Aguascalientes, Guanajuato, Hidalgo, Puebla, Michoacán, Estado de México y la Ciudad de México resienten en gran medida el desabasto de gasolinas por la ineficiencia logística de Pemex.

Entrevistada por el WSJ, Monserrat Ramiro, perteneciente a la Comisión Reguladora de Energía (CRE) apunta a que las carencias que se están viviendo ahora son el resultado de muchos años de subinversión en infraestructura de almacenamiento y distribución. La funcionaria apunta que en tiempos recientes se ha priorizado la inversión en exploración y extracción antes que la muy necesaria infraestructura logística.

Se reduce dramáticamante la importación de gasolinas desde los EE. UU.

En lo que respecta a las importaciones del mes de enero, la Agencia de Información de Energía de los Estados Unidos ha analizado la tendencia en las importaciones en los últimos cuatro años. La Agencia destaca que en enero usualmente las importaciones se reducen debido a una menor demanda en los carburantes. En promedio, estas se reducen un 8% durante el primer mes del año. En enero de 2019 la reducción fue un tanto más dramática al registrarse una baja del 33% y 45% comparado con enero de 2018 de acuerdo con información de ClipperData.

La reducción en las importaciones ya ha empezado a afectar a las refinerías estadounidenses apuntó el Wall Street Journal. Es importante mencionar que México importa aproximadamente el 60% de la gasolina que consume de acuerdo con información de la Agencia de Información de Energía de los Estados Unidos.

Aunado a esto, se sabe que México detuvo la compra de crudo ligero al vecino del norte. ClipperData mencionó que México solicitó cuatro envíos de crudo ligero entre octubre y noviembre. Sin embargo, tras el ascenso de López Obrador al poder en México, no se han solicitado nuevos encargos a la unión americana.