Santander despide a empleado por costos médicos de su hijo

- Por

Un artículo elaborado por la periodista Maribel Ramírez de El Economista, evidenció el despido presuntamente injustificado de un empleado del Banco Santander en México, debido al costo médico de un tratamiento para su hijo.

El supuesto empleado, identificado como José Luis Santiago Pérez, colaboró durante 12 años en la institución bancaria en un puesto directivo; el que obtuvo el bono más alto de productividad durante seis años consecutivos.

Asimismo, a decir de Santiago Pérez, incluso recibió un reconocimiento del área de Recursos Humanos, meses antes de que le notificaran su despido, cuyas razones no fueron del todo claras al final de cuentas.

Según la publicación, la falta de productividad no influyó en la decisión del banco, sino los elevados costos del tratamiento de Pepe, hijo José Luis, quien fue diagnosticado con una rara y severa enfermedad epiléptica, cuyo tratamiento tiene un costo mensual de $7,000 pesos.

De acuerdo con el implicado, al momento de su despido, solicitó a Santander tres cosas: su liquidación al 100% conforme la ley, una póliza de gastos médicos mayores y que mantuvieran la tasa especial como empleado de un crédito hipotecario contratado dos años atrás; pero Santander no aceptó ninguna de las tres condiciones y a la fecha sigue un juicio abierto.

La publicación destacó que la respuesta del área de Recursos Humanos, fue que, en esos casos, el costo del tratamiento le toca cubrirlo a la salud pública; sin embargo, el Seguro Popular, no abarca todas las necesidades médicas del menor, quien padece discapacidad, debido a la falta del tratamiento adecuado.

Despidos, falta de seguros médicos y otras explotaciones a empleados bancarios

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), indica que más de 200 mil personas laboran en el sector bancario en nuestro país, de las cuales se cree que más del 70% están contratadas por tercerización, lo cual les impide tener derecho a un pensión digna, contar con más dos semanas de vacaciones, reparto de utilidades o servicio médico privado.

En 2016, el portal La Izquierda Diario reveló una serie de explotaciones que sufren los empleados bancarios en México como despidos injustificados, jornadas mayores de 12 horas, contratación por outsourcing y la falta de seguros médicos privados, que eran una prestación bancaria codiciada.

Mediante redes sociales, empleados de bancos como Santander, Bancomer y Grupo IXE dieron a conocer las condiciones precarias y abusos que sufrían durante sus jornadas laborales.

Las acusaciones de los empleados abordan la falta de tiempo para comer o ir al baño, la reducción en la contratación vs la implementación de altas metas de productividad, que al no cumplirse ocasionan despidos.

Santander negoció costos médicos

El citado medio destacó que parte de las perdidas de prestaciones en los trabajadores bancarios surgió cuando el Banco Santander, al igual que otros bancos, decidió buscar ahorros en prestaciones negociando con el IMSS una cuota más baja y recurriendo a administradoras privadas.

Dicha medida benefició a los patrones que deducían los gastos médicos y así gestionaban mejor los impuestos pagados, pero le dio al traste a los pacientes de enfermedades crónicas.

A decir del diario, hoy en día la medida se ha revertido y las contrataciones bancarias operan con pólizas de seguro gastos médicos mayores y de Seguro Social; sin embargo, aún existen decenas de personas que como Pepe, quedaron desprotegidas.

Lee el artículo completo en El Economista