Las 500 pipas de AMLO costarían 1,900 millones de pesos

- Por

La guerra contra el huachicoleo necesita acciones urgentes. El presidente mexicano no tiene mucho tiempo antes de que el desabasto de gasolina se convierta en un problema de peso para la economía nacional, por lo que la compra urgente de al menos 500 pipas está por realizarse. Una comitiva liderada por el canciller Marcelo Ebrard ya está en Estados Unidos lista para la compra.

La urgencia no ha permitido que se hagan licitaciones a concurso. El dinero está disponible, asegura el presidente, producto de los ahorros con el combate al robo de gasolinas en Pemex y las empresas Navistar, Daimler, Freightliner, Scania y Fruehauf serán las elegidas. Esta información la revela el medio argentino-mexicano La Política Online, asegurando que ya se tienen los acuerdos listos para solicitar las pipas, todo mediante adjudicación directa.

El problema es que los acuerdos con empresas de Estados Unidos no son tan rápidos como en México. Allá los procesos de verificación y todo el tema jurídico lleva su tiempo, por lo que el presidente mexicano tendría el total de sus pipas hasta febrero. Lo que sí se acordó es que al menos la mitad, unas 250 unidades, pueden ser entregadas en menos de diez días. Esto podría solucionar en parte el desabasto de gasolina en el país.

Recordemos que la lucha contra el huachicol mantiene en crisis a cinco estados del país. Con filas de ciudadanos esperando por horas para llenar sus tanques, el gobierno mexicano insiste en transportar el combustible por vía terrestre. Esta estrategia ha ahorcado los intereses de los huachicoleros, quienes se beneficiaron durante décadas con el libre tránsito del combustible por ductos.

La idea es repartir 200,000 barriles a través de una fuerte estructura carretera.

Pero el otro gran problema son los tiempos de producción y entrega. Las empresas se han comprometido a entregar las pipas a plazos, ya que no ninguna de estas empresas tiene el total de vehículos requeridos por el gobierno mexicano. Por lo tanto, la primera tanda de vehículos que se entregarán a López Obrador serán el total de naves que tienen estas cinco empresas en existencia.

La ventaja que se dio a Navistar, Daimler, Freightliner, Scania y Fruehauf es que todas tienen inversión y presencia en el territorio mexicano. Su elección fue prácticamente porque cuentan con la capacidad para solucionar, al menos en parte, la entrega inmediata de vehículos. La misión es surtir de gasolina a los cinco estados más afectados e impedir que el desabasto llegue a más territorios del país, como empezó a suceder en la Ciudad de México.

Pero el problema se alarga cuando se estima la entrega final. López Obrador quiere rápidamente 500 pipas y las empresas estadounidenses apenas entregarán la mitad y la otra parte podría ser entregada en varios meses. ¿Y los precios? Fuentes cercanas a LPO indican que cada pipa costará unos 200,000 dólares, es decir, 100 millones en total por el medio millar de vehículos.

En total, la urgencia presidencial podría costar cerca de 1,900 millones de pesos.

Mira toda la información en esta nota de La Política Online.