Odebrecht va a proceder y la extradición de César Duarte está en curso: AMLO

- Por

El presidente mexicano ha sugerido que dejar en paz los grandes escándalos políticos del pasado es una buena opción. Pero desde que México ha estrenado fiscal, López Obrador ha asegurado que los casos ya integrados en carpeta de investigación seguirán hasta ser resueltos. Con esto, dejó en claro que él no operará a favor o en contra de temas claves de la corrupción mexicana.

El tabasqueño ha dejado claro que el tema de los sobornos de Odebrecht en México va a proceder inevitablemente. Su intención, aclara, es que la ley actúe sobre los responsables y que no haya, como ha sucedido en el pasado, órdenes del presidente mexicano para frenar o avanzar en ciertos casos polémicos. Con esto se refiere a todos los obstáculos que el gobierno peñista realizó para evitar la captura de Emilio Lozoya, el priista más cercano al tema de la empresa brasileña.

Además, López Obrador confirmó en rueda de prensa que la extradición de César Duarte “está en curso” y que no piensa intervenir desde su puesto para evitar que avance el caso Chihuahua. Mencionó también que no piensa ser señalado por Javier Corral, actual gobernador del estado norteño, como una traba para impedir que el priista escondido en Texas regrese a enfrentar la justicia mexicana. Esto lo menciona después de que Corral acusara a Luis Videgaray y Enrique Peña Nieto de entorpecer la captura del Duarte del norte.

Ambos casos están íntimamente ligados a la administración de Enrique Peña, aunque hay nexos de la empresa carioca con el gobierno de Calderón. Recordemos que el actual presidente mexicano ha insistido en que su gobierno no tendría porqué realizar una cacería de brujas en contra de “los presidentes neoliberales”. Con esto, sus votantes e incluso miembros de Morena han reaccionado molestos, asegurando que tanto Peña como Calderón y Fox tienen que pagar por los supuestos delitos cometidos en activo.

“No somos subordinados de ningún grupo de interés creado”, afirmó Obrador. Asegurando además que todos los temas de corrupción que vayas saliendo serán atendidos y se les dará seguimiento hasta ser resueltos. El tabasqueño promete autonomía con la fiscalía mexicana, por lo que abre las posibilidades completas a que Gertz Manero actúe en el tema Odebrecht y Chihuahua (algo que legalmente debe de funcionar así, sin que el presidente decida qué se investiga).

Por el momento, tanto Emilio Lozoya como César Duarte se encuentra refugiados en Estados Unidos. Ambos se han blindado legalmente para evitar alguna detención u orden de captura. Recordemos que son al menos quince las solicitudes de extradición que acumula César Duarte, sin que se pueda acceder a él. En el caso de Lozoya, las autoridades actuales de Pemex ya muestran cifras de cómo se dio un boom del huachicol en su administración al frente de la petrolera.

“No protejo a nadie, no soy tapadera de nadie. Si no tengo autoridad moral, no tengo autoridad política”, comentó Obrador, asegurando que para marzo habrá una consulta ciudadana en donde se definirá si se procede legalmente en contra de los expresidentes de México. Esto no sería necesario, pero el país ha estado acostumbrado a que el presidente en turno puede dar carpetazos legales brincando la autonomía de poderes. Por lo tanto, no hay trabas presidenciales para que se avance en el tema Odebrecht y el caso Chihuahua.

Por último debemos recordar que Enrique Peña se blindó ante cualquier evidencia que lo involucre en el caso Chihuahua (justo antes de terminar su mandato). Este parece ser el entramado de desvío de recursos que pondrá contra las cuerdas al PRI, un partido venido a menos en los últimos meses. Con la cúpula priista involucrada, Javier Corral promete esclarecer el tema enviando a prisión a todos los responsables.