Las mujeres estudian más y ganan menos que los hombres

- Por

En México existen 20 millones 599 mil mujeres en el sector ocupado, es decir, que trabajan. En promedio, las mujeres cuentan con un año más de escolaridad que los hombres, lo que significa que estudian más. Sin embargo, de acuerdo con la información estadística, las mujeres ganan en promedio 34% que los hombres a pesar de realizar el mismo trabajo.

Mujeres ganan menos que los hombres en México.

La diputada y presidenta de la Comisión de Igualdad en el Congreso de la Ciudad de México, Paula Soto, indica que el origen de la desigualdad laboral entre hombres y mujeres está determinado por desigualdades estructurales. Lo anterior significa que se tiene como creencia que el lugar idóneo para la mujer es en lo privado done el trabajo no es remunerado, labores como el cuidado de los hijos.

Las mujeres hemos sido enviadas a las tareas de cuidado como si fuera una característica propia de nosotras, el cuidar a nuestras madres, padres, hermanas, hermanos, familiares enfermos, hijas e hijos. Esas son tareas que seguimos realizando las mujeres. Anteponemos esas tareas de cuidado y trabajo no remunerado cuando estamos en nuestra edad productiva. (…) Las mujeres hoy estamos ganando 917 pesos menos que los hombres, según datos del Inmujeres de 2017.

Cifras del Salario Diario Asociado a Trabajadores del IMSS, el sueldo de los hombres para el mes de octubre de 2018 era en promedio de 368.26 pesos al día, mientras que el de las mujeres era de 321.26 pesos. Esto en el sector formal.

En lo que respecta al sector informal, la OCDE en colaboración con el Inmujeres, mencionan en su estudio «Construir un México inclusivo: políticas y buena gorbernanza para la igualdad de género» que las mujeres se encuentran laborando en empleos que ofrecen bajos salarios, poca protección social y reducidas garantías contra la pobreza. Paula Soto continúa y añade:

Las mujeres no accedemos a los espacios laborales con la misma facilidad que los hombres: nuestras condiciones particulares (maternidad y cuidado del hogar) genera en las empresas y servicios laborales un problema para contratarnos porque les parecemos más caras. Aun cuando está demostrado que las mexicanas tenemos mejores niveles de escolaridad que los mexicanos y trabajamos una hora más que ellos cuando estamos en nuestra edad productiva.

Dificultades para encontrar un trabajo remunerado.

El informe menciona que las mujeres jóvenes y las madres son las que cuentan con mayores dificultades para obtener un trabajo remunerado. Las mujeres jóvenes tienen cuatro veces más posibilidades de terminar ni estudiando ni trabajando que los hombres. En todos los grupos, las mujeres tienen la menor posibilidad de obtener un trabajo remunerado de los países de la OCDE.

De acuerdo con información de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del tercer trimestre de 2017, el 41.8% de las mujeres trabaja, el 31.2% de ellas en el sector informal, el 12.2% realiza labores domésticas y el 6.6% no recibe remuneración por su labor.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) apunta a que el 48% de las parejas mexicanas se componen en familias donde el hombre trabaja 40 horas remuneradas y la mujer 0 horas. En segunda posición se colocan las familias donde ambos trabajan en promedio 40 horas remuneradas a la semana.

Sin embargo, también hay que destacar que la desigualdad laboral no es algo exclusivo de México, por ejemplo, en el estudio Perspectivas Sociales y de Empleo en el Mundo 2018 de la Organización Internacional del Trabajo, se indica que la participación de la mujer en el mercado laboral es de 48.5%, lo que es 26.5% menos que en los hombres.

La OCDE apunta que la desigualdad tiene no sólo afectaciones sociales sino también económicas. Por ejemplo, de reducirse a la mitad la brecha de género en el país, la tasa de crecimiento del PIB per cápita podría ver un crecimiento adicional del 0.16% anualmente, colocándolo en el 2.46% anual en el periodo 2013-2040.

Estamos desaprovechando al 50% de nuestra población, estamos desaprovechando los talentos del 50% de la población, no solamente en el mundo, también en nuestro país. (…) El trabajo no remunerado de las mujeres representa el 26% de todo el PIB, imagina todas las posibilidades que estamos echando por la borda al no aprovechar el trabajo y talento de las mujeres.

Discriminadas por ser lo que son.

La especialista en temas de género, Carmen Ponce, apunta a que la desigualdad entre hombres y mujeres en el salario se debe a la continua discriminación a la que están sujetas las mujeres.

Las mujeres tienen peores salarios porque son víctimas de discriminación. La primera causa de discriminación es ser mujer. (…) El segundo dato interesante es que las personas perciben que las pasiones de las mujeres se relacionan con la vida doméstica.

Ponce menciona que existe una idea sobre la mujer que conceptualiza que son ellas quienes realizan de mejor manera los trabajos en el hogar como el cuidado de los hijos y el lavado, planchado y cocina. Como fue mencionado anteriormente, usualmente no reciben remuneración por ese trabajo. Y debido a estas obligaciones, al buscar un trabajo remunerado, aceptan trabajos flexibles con bajos salario.

En Chiapas, el 45% de los encuestados contestó que la cocina es su pasión, en las Ciudad de México, fue el 16%, un porcentaje también muy alto. Se sigue considerando que el lugar de la mujer es la cocina, el hogar.

En otro estudio, la Encuesta Nacional de Discriminación (ENADIS, 2017), señala que 9 de cada 10 adolescentes y jóvenes que ni estudian ni trabajan, son mujeres. La mitad de ellas, no lo hacen por tener que dedicarse a las labores del hogar.

El estudio señala que las mujeres realizan en promedio 77% de los quehaceres domésticos y de cuidado y lo hacen sin remuneración. Dedican diariamente más de 6 horas de trabajo no remunerado, mientras que los hombres no hacen más de dos, El INEGI señala en un estudio de 2015, que de 100 personas que realizan trabajo del hogar no remunerado, 63 son mujeres. 86% del trabajo no remunerado por preparación de alimentos viene de mujeres. Todo esto representa el 24.2% del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

La problemática de conciliar trabajo y familia no se la plantean los hombres, porque el ámbito laboral es un ámbito masculino por excelencia (…)

Le Encuesta Nacional de Uso del Tiempo 2014 señala que las mujeres realizan labores de cuidado de menores de 15 años durante 40 horas a la semana, los hombres sólo 12, 27 horas en el cuidado de personas con alguna discapacidad o enfermedad mientras que los hombres 15; 13 horas para cuidar a menores de cinco años y los hombres 5; finalmente 18 horas semanales a adultos mayores de 60 mientras que los hombres únicamente 15.

Desigualdades en el ingreso.

Un estudio llevado a cabo por la Conapred y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) señala que a pesar de que las mujeres estudian casi lo mismo que los hombres, estas tienden a ganar un 34% menos que los hombres. La última ENOE del INEGI señala que las mujeres tienen un año más de escolaridad y aun así ganan menos que los hombres.

Información de la Subsecretaría de Empleo y Productividad Laboral para diciembre de 2018 de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social indica que el ingreso promedio en México es de 6 mil 153 pesos. Los hombres ganan en promedio 6 mil 723 pesos mientras que las mujeres 5 mil 233.

En Estados como Baja California Sur, Colima y Oaxaca, las desigualdades son mayores con salarios promedio entre mujeres y hombres de 7 mil y 7 mil 500 contra 10 mil 500; 5 mil 500 y 6 mil pesos contra 8 mil 500 y 9 mil; y finalmente 3 mil 500 contra 5 mil 500, respectivamente. La OCDE apunta a que la brecha salarial en los trabajadores de tiempo completo en México es de 16.7%, 1.4 veces más que el promedio de los países que integran la organización.

Carmen Ponce señala que las mujeres son aquellas que en promedio ganan menores salarios. Como ejemplo mencionó que los hombres que ganan un salario mínimo representan el 7.4% de la población masculina mientras que lo es en un 16.2% para la población femenina. En contraste, quienes ganan más de 5 salarios mínimos, son el 7.5% de los hombres contra un 5% de mujeres.

El CONEVAL señala que en México aproximadamente 55.3 millones de personas viven en la pobreza de acuerdo con datos de 2014. La pobreza se concentra principalmente en las mujeres al ser 46% de ellas pobres contra 43.3% de los hombres en condición de pobreza.

Ponce señala que uno de los principales factores que incide en la precarización no sólo para mujeres sino para los hombres también, es la política salarial. Ella apunta a que el modelo económico actual ha forzado a salarios mínimos muy bajos. Aplaudió la nueva política salarial emprendida por el actual gobierno en donde el salario mínimo se incrementó a 102.68 pesos diarios y 176.72 en la zona norte. En el caso del primero, un aumento de más de 16%.

El problema no son sólo los hombres, es que ellos también están precarizados. El problema es el capitalismo neoliberal que se especializa en producir pobres. El cambio en el salario mínimo aumentó, no en el nivel de recuperación total que debería ya tener porque sería un salto muy brusco y tendría efectos económicos importantes (…) El aumento al salario mínimo es importante porque recupera el nivel de salario de acuerdo al nivel de bienestar del Coneval, que estaba por debajo de la canasta básica.

La Ciudad de México es la entidad donde se registra mayor desigualdad entre hombres y mujeres en el salario. Por cada 6 hombres hay 4 mujeres ocupando puestos con mejores salarios. La legisladora Paula Soto busca promover reformas y adiciones a la Ley de Igualdad Sustantiva entre Hombres y Mujeres en búsqueda de garantizar el derecho a la igualdad sustantiva salarial y combatir prácticas discriminatorias de género.