Morena lidera encuesta para gobernador de Baja California

- Por

Este año se vienen dos elecciones cruciales para territorios claves del centro y norte del país. En Puebla no debería de realizarse una nueva elección a gobernadores, después de que Martha Erika Alonso arrancara su gobierno panista. Pero un accidente aéreo terminó con la vida de la conservadora y ahora toca votar de nuevo a millones de poblanos que no conocen la paz electoral desde hace meses. La otra elección clave sucederá en el norte.

Baja California Norte busca nuevo gobernador y ya se empiezan a alistar los partidos políticos para mantener o apoderarse de una vacante crucial para la vida política de la frontera mexicana. En el cuerno nacional gobierna actualmente el PAN, a través de Francisco Vega de Lamadrid. Su gobierno ha sido todo menos tranquilo, desde el punto más al norte del país llegan noticias de su fascinación por acumular deuda, además de sus excesos en publicidad oficial.

Kiko Vega no mantiene contentos a los bajacalifornianos, por lo que ya se prevé un cambio de partido en un estado eternamente panista. Recordemos que fue justo en Baja California en donde se dio el histórico primer arrebato de una gubernatura al PRI. Hace décadas, por a finales de los ochentas, Acción Nacional se alzó con el primer gobierno estatal en la historia que no terminó en manos del priismo que todo lo acaparaba por ese entonces. Ahora, las encuestas mantienen al PAN muy por debajo de las posibilidades de repetir triunfo.

Baja California necesita de un gobernador que pueda saldar la deuda que deja Vega, por lo que las encuestas muestran cómo amplios favoritos a los interesados de Morena. El partido guinda tiene apenas cuatro años de vida pero está arrasando en cada contienda electoral. En las elecciones de 2018, Morena se hizo con la presidencial, cinco gubernaturas y el control de las cámaras legislativas. La tendencia de este partido centro-izquierda también atrae a votantes de Baja California, quienes le dan hasta 35 puntos de ventaja.

Con una posible victoria en Baja California, Morena lanzaría todas sus cartas fuertes al norte de México. Recordemos que este es el territorio que más les ha costado conquistar, después de que se impusieran con votos en el sur del país (Veracruz, Tabasco, Chiapas). En el norte, los morenistas ya preparan perfiles para la elección del 2021 en Nuevo León, en donde la competencia parece ser Tatiana Clouthier, la voz más crítica del partido guinda, contra Ildefonso Guajardo, un peñista venido a menos.

La casa encuestadora Gabinete de Comunicación Política ha revelado cifras de la preferencia electoral actual en Baja California. Sea quien sea, los locales no quieren al PRI en el poder, eso queda claro con un 49% de rechazo al partido de Peña Nieto y Luis Videgaray. Pero tampoco se muestran contentos con el desempeño del partido conservador en los últimos años. En Baja California el 30% de las personas consultadas no quiere que Acción Nacional repita el gobierno estatal.

Con Morena sucede todo lo contrario. Después del triunfo de Andrés Manuel López Obrador se mantiene un clima de ánimo en el norte de México. El 47% de los bajacalifornianos le darían su voto a Morena, sin importar mucho el candidato que esta fuerza de izquierda elija. Entre los nombres más sonados en Baja se encuentran Jaime Martínez Veloz, Marco Antonio Blásquez Salinas y Arturo González Cruz, tres perfiles populares al norte del país.

El 80% de los encuestados asegura que prefiere una alternancia de gobierno en su estado, antes que darle una nueva oportunidad a Acción Nacional. Y es que la oferta de los partidos opositores no es bastante atractiva. El PRI quiere recuperar el poder en Baja California a través del polémico Jorge Hank Rhon, un conocido empresario de las apuestas; mientras que el PAN apuesta todo por Jorge Ramos, un político de 50 años de corte bastante conservador.

Morena está ganando simpatías en la frontera norte del país, en donde han duplicado el salario mínimo, reducido ciertos impuestos y bajado considerablemente el precio de la gasolina. Con esto, parece ser que los bajacalifornianos guiñan el ojo al partido guinda desde ahora.