Más de 370 migrantes murieron al cruzar a Estados Unidos en 2018

- Por

Para conocer esta tragedia migrante que se repite año con año es necesario que ubiquemos en el mapa el condado de Brooks. Se encuentra dentro de un cuadro en la frontera sur de Texas, Estados Unidos, en donde se han registrado la mayoría de hallazgos de migrantes muertos por intentar una nueva vida en el país gobernado por Donald Trump. Las cifras del 2018 revelan que murieron al menos 376 personas de distintas nacionalidades.

Entre el primero de enero del año pasado y el último día de diciembre, se sabe del hallazgo de cuerpos pertenecientes a 214 hombres, 20 mujeres, 4 niños y 138 restos que debido a sus condiciones no han podido ser identificados por las autoridades estadounidenses. Todos ellos, asegura Missing Migrant Project, son personas que cruzaron la frontera entre México y Estados Unidos para buscar mejorar sus condiciones laborales y de vida, huyendo de la pobreza, violencia y pobreza de centroamérica.

Recordemos que este año al menos cinco caravanas migrantes hicieron eco a nivel internacional en su paso por el territorio mexicano. Las avanzadas migrantes estaban compuestas por familias completas, en donde iban varios niños solos intentando buscar un trabajo y educación en Estados Unidos para mandar dinero a sus familias. Las reacciones aporofóbicas de Donald Trump marcaron el tono de conversaciones agresivas con el gobierno mexicano.

Muchas de estas personas aún buscan ingresar a Estados Unidos mientras se refugian en las fronteras nortes del territorio mexicano. Los restos encontrados durante este año en el desierto texano son mayormente de personas que intentaron cruzar en 2018; el resto, de años anteriores. La mayoría intentaron cruzar por una ruta bien conocida por las caravanas migrantes. Se trata de la franja de más de 100 kilómetros que divide a Laredo de Brownsville, en territorio yanqui.

Recientemente se supo de la muerte de dos niños migrantes que estaban en custodia de la patrulla fronteriza. En Estados Unidos se emitieron rápidamente alarmas para saber cómo es que estos menores murieron y la respuesta fue que tenían enfermedades desde que fueron detenidos. Todo esto son consecuencias de la lucha que mantiene Donald Trump en contra de los migrantes centroamericanos. El magnate republicano asegura que el muro fronterizo es ya una realidad financiada por México a través del T-Mec.

A pesar de los intentos yanquis por frenar estas avanzadas, el territorio de Brownsville es el área más mortal para las familias que cruzan la frontera. Los reportes indican que año con año se suman las cifras de personas que mueren al intentar cruzar por los desiertos texanos. Para frenar estos avances, el presidente de México ha propuesto un plan en donde Estados Unidos y la nación que gobierna Obrador inyecten recursos económicos para mejorar las condiciones laborales y económicas de países como El Salvador, Honduras y Guatemala.

Las cifras que comparte Missing Migrant Project son un estimado, ya que no se cuenta a migrantes secuestrados, desaparecidos o no localizables por sus familias en países sureños.