Margarita y Calderón quieren a Antonio Meade en su partido ultracatólico

- Por

La elección presidencial del 2018 en México trajo al protagonismo a un hombre tímido. El escenario político mexicano vio los intentos forzados de Antonio Meade por ganar simpatías del electorado que terminó seducido por el discurso anticorrupción de López Obrador o la promesa de un futuro tecnológico con Ricardo Anaya. Pero muchas personas quedaron conformes con la campaña de Antonio Meade, un hombre de escritorio que mostró soltura ya al final de la contienda.

Para consolidar un grupo efectivo de militantes, el matrimonio entre Margarita Zavala y Felipe Calderón ya están haciendo guiños para que el no priista que quedó en tercer lugar de la presidencial se les una en su nueva aventura política. El matrimonio católico que gobernara México del 2006 al 2012 ya prepara su nuevo partido político de corte ultraconservador, algo que el PAN no pudo ofrecer durante los últimos años al aliarse con el PRD.

La nueva fuerza calderonista tendría en Antonio Meade a su fichaje estrella, después de que Margarita Zavala dejará bien en claro que no cuenta con el apoyo ciudadano. Recordemos que la expanista no pudo conseguir el mínimo de firmas requeridas y en los documentos que entregó se alcanzaron a detectar miles de firmas falsas o fotocopiadas. Felipe Calderón tampoco reúne muchas simpatías, por lo que su intención de crear un partido político recaería en otros perfiles de corte neoliberal-conservador.

Antonio Meade fue elegido por la élite peñista para intentar debilitar la imagen de corrupción que aún pesa sobre el PRI nacional. Desde que fue elegido, Meade generó dudas. El que fuera secretario del gabinete calderonista y peñista es hábil con los números, pero poco capaz con la imagen pública. Los primeros debates presidenciales dejaron ver a un hombre cómodo con las cifras pero confundido con los ataques de sus rivales en campaña.

Para las últimas semanas, un Meade con barba y cuello de tortuga se ha mostrado activo en redes sociales. El capitalino de 49 años ha mostrado una actitud mucho más relajada y hace poco criticó la cancelación del nuevo aeropuerto capitalino en Texcoco. Su ataque estaba armado a base de una servilleta con números, pero aún así mordió el anzuelo Jiménez Espriú, hombre cercano al presidente mexicano, quien terminó llamándolo “un hombre triste”, generando que Meade volviera al foco público.

Entre el matrimonio Calderón y Meade hay una buena amistad. Cercano al PAN, Meade es un itamita neoliberal bien emparentado con la ideología política del expresidente michoacano. El matrimonio renunció al PAN y ya está moviendo grupos sociales para reunir la cantidad necesaria para iniciar trámites como fuerza política nacional, algo que puede ocurrir este 2019 si los conservadores furiosos con Ricardo Anaya logran moverse a tiempo.

La tirada de Zavala y Calderón es la de participar con su nueva fuerza (que podría llamarse Libertad) en las elecciones del 2021, en donde se juegan gubernaturas claves como la de Nuevo León y Michoacán, el lugar en donde nació Felipe Calderón. Antonio Meade podría ser un rostro importante para contender en estas vacantes.

Mira toda la información en esta nota de La Política Online.