Josefina Vázquez Mota quiere el lugar que dejo Moreno Valle

- Por

Un accidente en las vísperas navideñas sacudió aún más la poca estabilidad que se había generado dentro de Acción Nacional. Como siempre, Puebla continúa figurando como el territorio en donde suceden las cosas que delinean el mapa conservador en el país. Con la pérdida de Rafael Moreno Valle y Erika Alonso, quedan dos vacantes fuertes en el país: la gubernatura poblana y el liderazgo del panismo en el senado mexicano.

En Puebla ya se están peleando entre panistas por competir por la gubernatura. Hay desde favoritos internos del partido hasta perfiles que han coqueteado con el PRI para ganar algún puesto (Javier Lozano). E incluso el hermano de Erika Alonso ha levantado la mano para buscar el puesto que dejó su hermana a diez días de haber tomado protesta como la primer gobernadora de la entidad conservadora.

Pero Rafael Moreno Valle no tenía un puesto menor. Desde que el michoacano Marko Cortés tomó la presidencial de Acción Nacional, su cercanía con el poblano le aseguró nada menos que el liderazgo del partido católico en la cámara alta. Desde ahí, Moreno Valle controló a la segunda bancada más importante del país. A poco menos de un mes de su muerte, ya hay panistas pujando para obtener su vacante. La más interesada es Josefina Vázquez Mota, una eterna de los puestos acomodados en el PAN.

La mujer que participara por la presidencia en 2012 quiere el puesto que deja Moreno Valle y ya mueve sus fichas dentro del partido para hacerse con el puesto. Recordemos que Josefina ha mantenido cargos plurinominales después de su participación en los gabinetes panistas durante el gobierno de Vicente Fox y Felipe Calderón. Como diputada y senadora, Mota ha accedido a los cargos gracias a la opción plurinominal, y es que nunca ha ganado una elección en su vida política.

Lo cierto es que Moreno Valle amarró el cargo de encargado del PAN en la cámara de senadores gracias a alianzas estratégicas, sobretodo con su cercanía con los gobernadores de Acción Nacional. Entre ellos también existía la concordancia de cambiar de presidente, después del desastre que dejó Ricardo Anaya durante su imposición en la presidencial (algo que sin duda estaba buscando Moreno Valle). Por lo que Josefina Vázquez Mota tendrá que convencer a un grupo sólido de conservadores para hacerse con el puesto.

Además, Marko Cortés está considerando el historial político de la panista. En el 2012, Vázquez Mota apenas logró 12.7 millones de votos para la presidencial, lo que la dejó en un tercer lugar, algo que significó el fin del PAN en el poder federal. En su siguiente intento, la panista se lanzó como candidata al gobierno del Estado de México, en donde tuvo peores resultados. Mota logró el cuarto sitio con poco más de 600 mil votos en un estado totalmente priista.

Por lo tanto, la imagen de Josefina no es la ideal, al menos no en logros. Pero lo cierto es que el PAN quedó tan reducido en la cámara de senadores (poco más de veinte representantes) que no hay demasiados perfiles sólidos para elegir nuevo líder. Moreno Valle era quizá el panista más conciliador y popular dentro de la 64 legislatura, por lo que su ausencia obliga a considerar a Vázquez Mota para el puesto.

Mira toda la información en esta nota de La Política Online.