Jair Bolsonaro dejará la presidencia de Brasil por dos días

- Por

Los brasileños vieron cómo un candidato presidencial recibía una puñalada en el abdomen. Jair Bolsonaro logró sobrevivir al ataque y es ahora el presidente de la nación más poderosa de latinoamérica. Pero las secuelas quedan y el exmilitar ahora tendrá que someterse a una operación más para librarse de esa lamentable tarde de septiembre pasado. Por lo tanto, habrá un nuevo presidente de Brasil durante dos días.

Se trata del vicepresidente brasileño Hamilton Mourão, el militar que ha defendido a torturadores de la dictadura y que asegura que un golpe armado es lo que Brasil necesitó durante años para sacar a la izquierda del poder. Este combo ultraconservador estará presidiendo el país de la samba en estos días. Bolsonaro estuvo en el quirófano mientras le removían una colostomía, secuela directa del ataque con arma sufrido durante una de sus giras como candidato presidencial.

Por lo tanto, los brasileños tendrán un presidente interino hasta que Bolsonaro sane completamente. Los doctores recomendaron al católico conservador que un reposo de dos días era inevitable, por lo que habrá de estar en observación constante, antes de regresar a sus actividades como nuevo presidente brasileño. Después de participar en el foro económico Davos, Bolsonaro dejó ver su plan de gobierno al mundo, en donde se esforzó por acercarse a Estados Unidos y alejarse de Venezuela.

La operación de Bolsonaro fue bastante delicada después de que se alargara hasta seis horas, lo que provocó alertas en sus ministros más cercanos. Después de este tiempo, se comunicó que el presidente carioca se encuentra estable y reposando después de la cirugía. Pero será un presidente que gobierne desde la camilla del hospital, ya que después del tercer día se encargará del país de nuevo mientras se encuentra aún en recuperación postoperatoria. Ahí tendrá que reunirse sus ministros para continuar laborando.

La estimación es que una operación de ese tipo necesita de al menos diez días en cama, por lo que no habrá encuentros con otros mandatarios, giras de trabajo o apariciones públicas por parte de Jair Bolsonaro. Con dos días en el poder, Hamilton Mourão habrá de sostener a un gobierno poderoso en constante enfrentamiento con Venezuela, justo durante la primera de las marchas masivas que tendrán lugar en el país de la arepa y el petróleo. En caso de alguna acción sólida para encarar este conflicto, por ahora diplomático, la tendrá que hacer Hamilton, un general retirado del ejército brasileño.

Para calmar a sus seguidores, Bolsonaro grabó un video que terminó compartiendo en redes sociales. En éste, se alcanza a ver al presidente brasileño con un camisón azul de hospital, en donde promete salir bien librado del proceso y continuar con sus actividades de manera regular una vez que pase el periodo obligatorio de descanso. Esta medida es una de las favoritas de Bolsonaro y Donald Trump, el comunicarse con sus seguidores y detractores a través de Twitter y no con los tradicionales mensajes oficiales en televisión.

Esta operación se realizó con bastante tiempo de retraso, ya que se le debió quitar la bolsa de colostomía desde hace semanas. Pero Bolsonaro se ha mantenido totalmente activo desde que entró al poder el primer día de 2019. Tuvo que aplazar la operación en dos ocasiones, todo con la intención de participar en el foro económico de Davos, en donde su país se ha vendido como la gran opción comercial y empresarial para recibir inversión extranjera.