Investigan al hijo de Bolsonaro por depósitos sospechosos

- Por

Una investigación en la que se implica al hijo de presidente de Brasil, Flavio Bolsonaro, por supuesta evasión fiscal, se ha suspendido de manera temporal. La decisión la tomó el juez Luiz Fux, quien dictó la suspensión de estas investigaciones que se llevan en secreto judicial a petición del mismo Flavio Bolsonaro.

Al parecer hubo movimientos sospechosos desde la cuenta de Fabricio Queiroz, exasesor del hijo de Bolsonaro, informó el Consejo de Control de Actividades Fiscales (Coaf), órgano ligado al gobierno de Brasil. Esta institución aseguró que por la cuenta de Queiroz pasaron 1.2 millones de reales (aproximadamente 320 mil dólares), una cifra demasiado grande si se contrasta con sus ingresos mensuales de cinco mil quinientos dólares.

Queiroz también depositó 24 mil reales a la cuenta de Michelle Bolsonaro, esposa del presidente brasileño, quien no declaró ese dinero a las autoridades. Jair Bolsonaro no es investigado, pero dijo a los periodistas que ese dinero correspondía a la devolución de un préstamo que hizo a Queiroz hace años, por lo que lo depositó en la cuenta de su esposa y no se incluyó en la declaración de renta.


El día viernes las autoridades también encontraron 48 depósitos realizados a la cuenta de Flavio Bolsonaro durante un mes, por un total de 96 mil reales. Otro medio informó que también se había encontrado un pago de un millón de reales a un destino desconocido. El hecho de que los depósitos se hayan hecho de manera fraccionada podría significar que se quiere ocultar su origen.

No se ha presentado a comparecer

El hijo de Bolsonaro también es diputado regional de Río de Janeiro y senador de las elecciones legislativas desde octubre pasado. Queiroz fue cesado de su cargo como asesor desde el pasado 15 de octubre. La fiscalía ha tratado interrogarlo en dos ocasiones pero no compareció por «problemas de salud». Su esposa y sus hijas tampoco se presentaron porque lo acompañan en el hospital.

Flavio Bolsonaro tampoco ha asistido a las comparecencias pero dijo la semana pasada en sus redes sociales que se comprometía a marcar día y hora para presentar su caso y que no haya dudas sobre su conducta. Asimismo, declaró que: «No tengo nada para esconderme de nadie, no me preocupo con la investigación de quien quiera que sea».

Este escándalo se suma a los diversos problemas que ha causado el gobierno de Jair Bolsonaro, a pesar de que una de sus promesas de campañas más fuertes fue combatir a la corrupción de Brasil. El presidente también ha sido fuertemente criticado por su postura homófoba y su intolerancia a las tribus indígenas de Brasil.

Con información de La Vanguardia.