Estudiantes del IPN desarrollan concreto que genera electricidad

- Por

Estudiantes del doctorado en Tecnología Avanzada del Centro de Investigación de Innovación Tecnológica Azcapotzalco (CIITEC), del Instituto Politécnico Nacional (IPN) desarrollaron una clase que concreto que genera electricidad.

De acuerdo con los alumnos, Orlando Gutiérrez Obeso y Euxis Kismet Sierra Márquez, se trata de un prototipo de un nuevo material que tiene la capacidad de utilizar la energía solar para convertirla en energía eléctrica.

Concreto amigable con el ambiente

Asimismo, los investigadores explicaron que este proyecto surgió ante la necesidad de crear materiales construcción más inteligentes y amigables con el medio ambiente.

Para ello, aprovecharon una de las ventajas naturales en nuestro país, su alto nivel de radiación solar, con el objetivo de desarrollar una gama de concretos inteligentes, que pudiera sacar ventaja de que México se ubica dentro del cinturón solar del planeta.

Lo cual significa que estados como Chihuahua, Sonora, Durango y Baja California reciben por más tiempo y con mayor intensidad energía solar, en cantidad muy superior a la media internacional.

Tomando en cuenta lo anterior, este concreto es fotovoltaico, ya que tiene la capacidad de generar energía eléctrica a partir de la energía solar que recibe y se trata de una pieza sólida de concreto mezclada con elementos orgánicos.

Por el momento, los creadores informaron que trabajan en el diseño de un concreto que cumpla todos los criterios estructurales para emplearse en la construcción de banquetas, puentes y losas de cimentación.

Todo esto, al mismo tiempo se tenga la capacidad de utilizar la energía eléctrica almacenada de manera ecológica y sustentable para los electrodomésticos, la carga de dispositivos móviles, iluminación arquitectónica, por mencionar algunos posibles usos.

¿Cómo genera electricidad?

De acuerdo con los creadores, el concreto funciona a través de la obtención de nano polvos de concretos se obtiene mediante una técnica llamada “molienda de alta energía” que busca conseguir partículas inferiores a los 100 nanómetros.

Luego se mezcla el cemento con otros óxidos y compuestos orgánicos (perovskita) para comenzar la generación fotovoltaica, que finalmente da origen a la energía eléctrica.

En este proceso, Kismet Sierra explicó que primero sintetizó los materiales para crear la perovskita, posteriormente los unió con óxido de titanio que se utiliza en la fabricación de celdas Gratzel, empleándolo como una matriz que absorbiera radiación solar que finalmente se transformaría en energía eléctrica.

Vale mencionar que el esfuerzo de estos estudiantes, se une al de otros investigadores a nivel mundial, como los que en julio de 2013 en la Universidad de Alicante desarrollaron otro tipo de concreto con nanofibras de carbono en su composición, convirtiendo al cemento en un excelente conductor de la electricidad.

Esta tecnología, fue desarrollada y patentada el grupo de investigación sobre Hormigones Conductores Multifuncionales del Departamento de Ingeniería Civil de la mencionada universidad con el objetivo de calentar edificios y viviendas, sin la necesidad de aire acondicionado.