Ejército y Marina toman control de instalaciones de Pemex

- Por

El pasado diciembre López Obrador anunció que las fuerzas armadas se harían cargo de la seguridad de las instalaciones de Petróleos Mexicanos con el fin de detener el robo de combustible en el país. Con el despliegue de elementos militares en las plantas de distribución de Culiacán, Guamúchil y Topolobampo, los elementos del Ejército y la Marina ya tienen el control de la totalidad de las instalaciones petroleras del país.

Buscan detener el huachicoleo.

Los elementos de las fuerzas armadas se hacen cargo de las tareas de seguridad y resguardo de las instalaciones petroleras del país desde el fin de semana pasado. La protección militar a los complejos de PEMEX tiene por objetivo evitar el «huachicoleo» o robo de combustible. El gobierno de AMLO estima que las pérdidas económicas por el robo de combustible rondan alrededor de 60 mil millones de pesos al año; traducido en el presupuesto, equivale a una quinta parte del presupuesto para la educación de 2019.

Para su resguardo, los complejos petroleros fueron cercados con barricadas en presencia del Ejército y la Marina. A través de estos puntos, las tropas resguardas las instalaciones. En el Estado de Sinaloa, especialmente en Culiacán donde Pemex tiene instalaciones en la Colonia Pemex, personal castrense colocó costales de arena para el resguardo. Petróleos Mexicanos ha reportado numerosas extracciones ilegales de crudo en sus ductos en la zona de Guamúchil, municipio de Salvador Alvarado y en la parte norte de la capital.

El Presidente dice estar teniendo resultados exitosos en la reducción del robo de combustibles. A través de una de sus conferencias matutinas presumió que el robo de combustibles se redujo de más de 1 mil 200 pipas al día a sólo 70. Para tal motivo se han realizado diversos cortes en el suministro de gasolinas para evitar el desvío de los combustibles a través de ductos alternos creados para tal motivo.

Desabasto de combustible en el centro del país.

Sin embargo, la estrategia en contra del robo de combustible ha tenido efectos colaterales. Los estados de Guanajuato, León, Jalisco y el Estado de México sufren de desabasto de combustibles desde hace varios días. La Secretaría de Energía se disculpó por la carencia en las gasolinas y dice esperar restaurar el suministro lo más pronto posible. AMLO dijo en una conferencia matutina que las fallas en el suministro se deben al combate al «huachicoleo». Se sabe que el ducto que sale de la refinería de Salamanca se encuentra actualmente cerrado.

Cabe destacar que junto con Puebla, Guanajuato, Jalisco y el Estado de México figuran como uno de los estados dónde más robo de combustible se registra en el país. El 19 de agosto pasado una investigación de Sin Embargo evidenció que la mayoría del robo de combustible se concentra en los estados de Puebla, Ciudad de México, Guanajuato, Hidalgo, Veracruz, Tamaulipas, Sinaloa y Jalisco. Todos estos estados son gobernados actualmente por el PRI y el PAN. En su momento el ahora fallecido Rafael Moreno Valle fue relacionado con el robo de combustible en el Estado de Puebla.

Hasta el momento el Gobierno ha clausurado 103 gasolineras en el país por la venta de combustible robado. Las gasolineras se concentran en Puebla, Guanajuato y el Estado de México. Algunos argumentan que el desabasto podría poner en evidencia a aquellas gasolineras que se abastecían de combustible robado, la ONEXPO apoya las decisiones del gobierno en torno a la estrategia contra el robo de combustible. Tres personas han sido detenidas dentro de Pemex por una supuesta red de robo de combustibles dentro de la Empresa Productiva del Estado.