Credenciales falsas para acceder a refinerías apuntan a Romero Deschamps

- Por

Parece que el robo de gasolina será el tema principal durante el difícil arranque del 2019. La estrategia del presidente mexicano López Obrador promete dar con los responsables del hurto multimillonario de huachicoleros a Pemex, mientras la sociedad resiente el cierre de ductos claves para enviar el energético a todo el país. Esta lucha contra la corrupción dentro de la petrolera mexicana ya apunta a ex directores y un cercano a Peña Nieto.

Muchas de las flechas también están apuntando al sindicato petrolero nacional, comandado eternamente por el priista Romero Deschamps. Después de que se supo del triunfo de la izquierda en México, el hombre que trabajara mano a mano con gobiernos del PRI y PAN empezó a ver su puesto amenazado. Por el momento, se sabe que Deschamps no está en México y las fuentes de su sindicato indican que se tomó unas “vacaciones”.

Lo cierto es que la ausencia de Romero en el país justo durante los avances más fuertes en contra de la corrupción en Pemex resulta curiosa. Los militares y marinos ya están dentro de todas las refinerías de la petrolera mexicana y se revisa en especial la cadena de mando para liberar gasolina a través de ductos a pesar de las alarmas de saqueo. El huachicoleo ha sido condenado totalmente por el presidente, quien ya declaró la guerra en contra de estos saqueadores de combustible.

Saludos desde el extranjero

Romero Deschamps ha señalado en una carta que está muy a favor de la estrategia anticorrupción que encabeza López Obrador. Asegura que el sindicato a su cargo trabajará en conjunto con las autoridades para limpiar a Pemex desde dentro, justo en donde ellos mismos están parados. Todo esto se sabe gracias a una carta de Deschamps que envía desde el extranjero, sin saber realmente en donde está, después de que sus vacaciones se alargaran días.

«El Sindicato Petrolero se solidariza con el presidente López Obrador en su valiente lucha contra la corrupción en Pemex y se suma a los esfuerzos de su Gobierno para terminar con la corrupción e impulsar un nuevo modelo de eficiencia, transparencia y honestidad en la producción, suministro y distribución de combustibles”, comenta Romero Deschamps, en una suerte de carta-oferta para asegurar su futuro político, después de las intenciones de sacarlo del juego petrolero.

Antes de esta misiva, había un silencio total por parte del líder sindical. El gobierno de López Obrador no ha ocultado sus intenciones por removerlo del cargo, después de que las presidencias pasadas consintieran su permanencia general en el puesto y la corrupción interna. Además, con la llegada de María Luisa Alcalde a la secretaría del trabajo parece ser que se viene una limpia a varios sindicatos para terminar con los cacicazgos de Deschamps y otros.  

Detectan credenciales falsas

Y es que se acaba de descubrir un buen número de credenciales falsas para acceder a los puntos de control más privados de Pemex. Los mandos de las fuerzas armadas han informado al presidente que estos plásticos permitían accesos totales a personas ligadas al huachicoleo. Con esto puede confirmarse el saqueo desde el interior de la petrolera.

El origen de estas credenciales apunta totalmente al sindicato petrolero controlado por Romero Deschamps, el hombre que simplemente no aparece y que manda saludos desde el extranjero, en algún punto desconocido. Con este hallazgo de credenciales parece ser que los recursos para iniciar proceso en contra de Deschamps y sus cercanos es bastante sólido.

La encargada de la energía en México, Rocío Nahle, ha declarado que el gobierno no calculó bien las acciones para limpiar de corrupción a Pemex. Si bien se ha reducido el tema del robo a pipas y ductos de la petrolera, se han quedado millones de mexicanos sin gasolina, algo que ya lastima a sectores como el de transporte y servicios. López Obrador ha pedido calma y paciencia, ya que asegura se seguirá vigilando cada ducto de Pemex hasta terminar con el gran saqueo interno.

El tabasqueño aseguró que los expresidentes del país sabían de este gran hurto. Por lo tanto, echar la culpa a los huachicoleros de ciertas poblaciones era una cortina de humo para que se siguiera abalando el saqueo colosal desde dentro de la torre de Pemex. Entre los responsables de estas acciones podría estar Romero Deschamps, quien hoy aplaude la estrategia pero no se aparece en el país para afrontar el tema.