Coca Cola se aprovechó de la gran idea de este empresario mexicano

- Por

Una investigación de la revista Proceso destapó una presunta acusación de fraude realizado por Coca Cola en contra de una empresa mexicana, debido al presunto robo de la fórmula de una bebida llamada Go Gaba; hecho que podría hacer tambalear al gigante refresquero.

De acuerdo con la publicación, todo comenzó en 2012, cuando el empresario mexicano, José Antonio del Valle, propietario de Yaso S.A de C.V, desarrolló una bebida que además de ser atractiva en sabor, ayuda a eliminar el estrés.

Gaba, el ingrediente en discordia

Así surgió Go Gaba que, a diferencia de otras bebidas edulcoradas, está elaborada con ácido gamma – aminobutírico, un neurotransmisor que promueve la relajación de forma natural.

Vale mencionar que este ácido, también conocido como Gaba que es un neurotransmisor de relajación natural que una hora después de consumido, disminuye la ansiedad y el estrés, al mismo tiempo ayuda al cerebro a mantener el enfoque y la concentración.

Sin embargo, pese a las ventajas que ofrecía el producto, era necesaria una inversión cuantitativa para poder lanzarlo a nivel mundial; fue así que en diciembre de 2017 Yaso firmó un convenio con Coca Cola, para posicionar a la marca.

“Yo traía la marca, la fórmula, el conocimiento; ellos, los de Coca Cola iban a poner el recurso económico y el equipo humano para lanzar el producto al mercado”, platica Del Valle en entrevista con el citado medio.

Pese a ello, los resultados fueron negativos, pues tras cinco meses de haber firmado el convenio, la marca refresquera lanzó un producto muy similar a Go Gaba; se trata de Fanta Gaba, una marca derivada del refresco de naranja, adicionada con ácido gamma – aminobutírico, lo cual viola el acuerdo previamente firmado.

Demanda contra Coca Cola

El empresario, quien ya interpuso dos demandas contra Coca Cola, narra a Proceso, el largo viaje que implica luchar contra una trasnacional para defender una idea que puede valer millones de dólares.

Bajo la premisa de “refrescar al mundo en cuerpo, mente y espíritu”, Coca-Cola Company, fue acusada de robar uno de los productos clave de Yaso, denominado mind drink que contiene Gaba catequinas y L teanina, estos últimos extraídos del te verde y conocidos por sus efectos calmantes

Aunque al principio, el objetivo era llevar el producto de Gaba a los lugares, donde la marca de refresco se vende en el mundo, todo parece indicar que Coca Cola se adelantó violando el convenio de exclusividad firmado con José Antonio Del Valle.

Con ello, se esfumaron varios meses de trabajo, de un equipo integrado por mercadólogos, agentes financieros y especialistas en colocación exitosa de marcas en el mercado, los cuales ya tenían un plan de trabajo elaborado.

Según cifras planteadas por BBVA Bancomer, dicho negocio levantaría inversiones por 28 millones de dólares, a fin de posicionar a Go Gaba en 50 países en un periodo de cinco años.

BBVA predijo que Yaso tendría ventas superiores a los 2 millones dólares, durante su primer año; pero en 10 años se prevería un disparo a 390 millones de dólares, una cifra conservadora comentó el empresario a Proceso.

Traición a Go Gaba

Todo se derrumbó, cuando en mayo de 2018, Coca-Cola Company lanzó Fanta Gaba en Japón, uno de los mercados más grandes y rentables para la marca, sin autorización de su creador.

Este movimiento fue calificado por la refresquera como exitoso, pues la Fanta Gaba, una bebida de sabor piña, ofrecía una solución en un mercado, donde la ansiedad mata a miles de personas año con año.

Tal hecho, desató en José Antonio del Valle una idea de traición, por la violación de la confidencialidad, exclusividad y la no competencia entre las partes, es decir, que Coca Cola estaba obligada por el convenio a no filtrar la idea a otra compañía ni a alguna subsidiaria.

Ante este panorama, el empresario demandó penalmente a la transnacional por el delito de fraude ante la Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México, argumentando que la refresquera le causó un daño en orden de 345 millones de dólares y también demandó ante la Procuraduría General de la República (PGR) por delitos de propiedad intelectual.

Por el momento, la moneda está en el aire, ya que el gigante refresquero niega haber provocado algún daño o perjuicio en contra de la mediana empresa de bebidas edulcorantes.

Mira el reportaje completo en la edición 2044 de la revista Proceso