Pagan a CNTE Michoacán bonos millonarios cada año

- Por

El gobierno federal y el de Michoacán erogan mil 437 millones de pesos cada año para pagar las 22 compensaciones que reciben los maestros que integran la sección 18 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Michoacán.

Los profesores reciben bonos por productividad, ajuste de calendario, por el Día del Maestro, por apoyo a la economía familiar, o por navidad, además de un aguinaldo de 65 días. 

Esto convierte a los maestros de la CNTE en los trabajadores sindicalizados mejor pagados en Michoacán, ya que ninguna otra tiene estas prestaciones, que paga el gobierno federal con dinero del erario.

Sin embargo, en diciembre y enero no recibieron el pago de las compensaciones adicionales correspondientes a esta temporada, por lo que decidieron cerrar las vías del tren en la entidad y paralizar toda la actividad comercial.

Desde el 16 de enero, los maestros pararon labores en toda la entidad y colocaron campamentos en las vías, con lo que impidieron el paso de productos que se transportan por este medio hacia la zona manufacturera o hacia el Puerto de Lázaro Cárdenas. 

Los docentes exigieron el pago de las quincenas pendientes, así como sus compensaciones. Esto asciende a 800 millones de pesos, que el gobierno de Silvano Aureoles dijo que no tenía.

La CNTE ha logrado amasar una serie de prestaciones monetarias a lo largo de los años, lo que significa un gasto adicional a los presupuestos de la Secretaria de Educación Estatal y a la Secretaría de Educación Pública.

El informe Investigación sobre el desarrollo de los problemas financieros de Michoacán, elaborado por la Universidad Michoacana, reveló que de 1996 a 2013 el gobierno estatal pasó de gastar dos mil 778 millones de pesos a 21 mil 495 millones de pesos en ese lapso, gracias a las negociaciones que hicieron con los distintos gobernadores.

Las reformas fiscales en el gobierno federal provocaron que el estado tuviera que destinar dinero propio para pagar los bonos que se les dieron a los maestros a lo largo de esos años, causando un deficit en las finanzas.

De esas negociaciones surgieron los 22 bonos que ahora reciben los docentes y que el gobierno de Aureoles no ha pagado, argumentando que no tiene dinero para hacer frente a las demandas.

Pero los bonos a cada maestro no es lo único. La CNTE recibe 100 millones de pesos adicionales para programas que manejan a discreción, y sobre los que no tiene control la SEE: Programa de Desarrollo Lingüístico, el de Impresión de Libros, las Escuelas Integrales Experimentales, el Centro Sindical de Investigación e Innovación Educativa, los Centros de Desarrollo de la Creatividad y el de Alfabetización Popular.

A pesar del cargo que significa para el erario, los gobiernos no han dejado de pagar estas compensaciones a los docentes sin importar que esto aumente la deuda del estado con la Secretaría de Hacienda.

De hecho, la administración de López Obrador y la de Silvano Aureoles ya pagaron las quincenas que les debían y acordaron seguir las negociaciones una vez que los maestros levanten el plantón y despejen las vías del tren.