Brigada de 200 personas buscarán desaparecidos en Guerrero

- Por

La Cuarta Brigada Nacional en Busca de Desaparecidos, conformada por al menos 200 personas, comenzó este viernes su camino hacia el estado de Guerrero, con el objetivo de localizar los restos de decenas de desaparecidos.

Considerada como la brigada más grande de la historia, este grupo está conformado por 150 familiares de desaparecidos, pertenecientes a 25 entidades de la República Mexicana; además de otros colaboradores, provenientes de organizaciones civiles y colectivos.

Buscando desaparecidos

La brigada comenzará su búsqueda de restos en los municipios de Huitzuco, Chilpancingo, Iguala, Cocula y Taxco, zonas afectadas por los altos índices de violencia; fenómeno que desde 2007, cuando se inició la llamada lucha contra el narcotráfico, se ha incrementando en la entidad.

Apoyados por sus propias manos, los integrantes de la brigada, buscarán en fosas clandestinas, lo que ellos califican como sus “tesoros”, es decir, los restos humanos de sus seres queridos.

Hemos decidido salir a buscar, invitar, gritar y llorar. Hacer todo lo que humanamente se puede hacer […] Necesitamos buscar, encontrar y tener a nuestros hijos o lo que quedó de ellos, y no seguir como locos gritando a los cuatro vientos ‘¿dónde están nuestros hijos?’”, indicó María Herrera de la Red de Enlaces Nacionales, en el marco de una rueda de prensa.

Por su parte, Sandra Román, integrante de la ONG Familias Unidas de Guerrero declaró que, pese a que es un dolor grande tener que buscar a sus hijos en fosas, no les queda de otra, por lo que buscarán donde sea.

La violencia en Guerrero

De acuerdo con un artículo publicado en la revista Proceso, el pasado 18 de enero, la llamada lucha contra el narcotráfico, emprendida hace 12 años ha dejado una profunda huella de violencia en la entidad.

Según datos del citado medio, desde 2007 se han registrado 21 mil 352 asesinatos en Guerrero, siendo 2017, el año más violento en la entidad con 2,310 homicidios registrados.

Datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), indicaron que la tasa de asesinatos se incrementó 287.5%; pese a que en dos ocasiones el Ejército se hizo cargo de la seguridad pública en Guerrero.

Cabe destacar que en 2011, fue la primera ocasión en que los militares vigilaron la entidad, mediante el Operativo Guerrero Seguro; luego en 2014, tras el escándalo por la desaparición de los 43 normalistas en Ayotzinapa, Enrique Peña Nieto lanzó el Operativo Tierra Caliente.

Sin embargo, pese a las estrategias de operación militar, los índices delincuenciales no han disminuido, pero sí han incrementado el número de personas desaparecidas a la fuerza.

Ante este panorama, la Cuarta Brigada busca conocer lo que sucedió con sus familiares y volver a encontrarlos para ser sepultados y llorados, como todo ser humano merecer serlo.

De acuerdo con los activistas, esta labor cuenta con el apoyo de fondos externos que se pudieron conjuntar, gracias a la solidaridad de la sociedad, los propios familiares y algunas organizaciones civiles.

Brigada en busca de justicia

Respecto a la búsqueda de justicia, los familiares mencionaron que es doloroso que miles de cuerpos se encuentren sin ser identificados y que las autoridades no hagan nada y ni acepten ayuda internacional para darles una identidad.

Hay que destacar que, en su mayoría, el grupo de búsqueda se encuentra conformado por mujeres, quienes son madres y/o hermanas de las personas sin localizar, las cuales serán apoyadas por El Frente Guerrero, conformado por varios colectivos de familiares, y quienes los acompañarán en sus labores.

También, es preciso indicar que a diferencia de las tres anteriores, la Cuarta Brigada tendrá búsqueda en campo, actividades educativas y de reconstrucción del tejido social en escuelas e iglesias.

Es preciso indicar que no es la primera vez que se realiza la búsqueda de personas desaparecidas en fosas clandestinas de Guerrero, pues en 2014, tras el escándalo por los normalistas desaparecidos, surgieron dos brigadas de búsqueda.

La primera fue organizada por la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), quien desplegó a 100 de sus integrantes en 2014 para buscar a los estudiantes y a por lo menos, otras 80 personas desaparecidas.

En tanto, el segundo grupo fue dispersado por el entonces gobernador Ángel Aguirre, quien presuntamente organizó un escuadrón de búsqueda, aunque después se denunció en redes sociales que este grupo de personas estaba conformado por oficinas, secretarias y empleados de intendencia del gobierno estatal, ninguno de ellos especialista en el tema.

Con información de Proceso, SinEmbargo.mx y Pie de Página