Bastan 4 litros de ántrax para acabar con la vida en el planeta

- Por

Las armas más peligrosas para la vida humana y el planeta no son las nucleares, sino las biológicas. Cuatro litros de ántrax serían suficientes para acabar con la vida en la tierra. Según información de The New York Times, el gobierno de Donald Trump ha prestado poca atención al desarrollo de armas biológicas por Corea del Norte, lo cual es incluso más peligroso que sus armas nucleares.

Corea del Norte ha estado colaborando con investigadores extranjeros para aprender habilidades biotecnológicas y construir maquinaria. Andrew C. Weber, funcionario del Pentágono, aseguró que es más probable que este país utilice armas biológicas que nucleares. Dijo que su programa es “avanzado, subestimado y altamente letal”.

Ataques con ciertos virus serían altamente letales para la población mundial, por ejemplo, el virus de la viruela se transmite de persona a persona y mata a un tercio de las víctimas. Se sospecha que Corea del Norte guarda este virus, a pesar que desde 1980 fue erradicada. Al menos 500 millones de personas murieron de esta enfermedad y actualmente pocas poblaciones están vacunadas contra ella.

Mediante imágenes satelitales y vigilancia digital se ha comprobado que Pionyang se ha interesado en biotecnología y avances en materia de gérmenes. La producción de armas biológicas es, incluso, más barata que la de armas nucleares. Las biológicas también son más difíciles de detectar, rastrear y contener.

Tecnología genética podría hacer armas biológicas más fuertes

Según funcionarios estadounidenses, Donald Trump no abordó el tema de las armas biológicas durante su reunión con Kim Jong-un en Singapur. Hace un siglo la mayoría de países que trabajaban con armas biológicas decidieron rechazarlas por su poca practicidad. Por ejemplo, Estados Unidos renunció a su arsenal en 1969. Sin embargo, con la nueva tecnología que se cuenta en áreas como la genética, las armas biológicas se vuelven más atractivas.

Se pueden hacer patógenos más resistentes al tratamiento y que se contagien más rápido. Informes técnicos de surcorea han identificado diez centros en Corea del Norte que podrían dedicarse a la producción de una decena de agentes biológicos, entre ellas las que causan las plagas y las fiebres hemorrágicas. Asimismo, desertores norcoreanos han obtenido resultados positivos en sus anticuerpos de viruela.

Las preocupaciones de las armas biológicas de Corea del Norte empezaron desde 2015, debido a una fotografía de Kim Jong-un posando con una bata blanca y mostrando un nuevo equipo de laboratorio, informó The New York Times. A su lado había funcionarios y científicos de las fuerzas militares en un centro de pesticidas llamado Instituto Biotecnológico.

La académica Melissa Hanham declaró que las pruebas podrían sugerir que se construyó una planta agrícola de apariencia inofensiva pero que podría readaptarse para producir patógenos. En 2001, hubo pánico en Estados Unidos debido a que una cucharada de ántrax asesinó a cinco personas y enfermó a 17 más. Desde 2004, las fuerzas de Estados Unidos que se encuentran en Corea se han vacunado contra la viruela y el ántrax.

Lee el reportaje completo en The New York Times.