Banco Azteca repartirá los programas sociales, pero no por su cercanía con AMLO

- Por

La relación cercana que tienen el presidente Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Salinas Pliego, dueño de Grupo Salinas, no influyó para que Banco Azteca fuera elegido como la institución que repartirá los programas sociales, aseguró Alejandro Valenzuela del Río, director general del banco.

“Hay una confusión en la que se piensa que la buena relación que tiene el presidente Andrés Manuel López Obrador y el presidente del consejo de Banco Azteca, de Elektra y de Grupo Salinas, que es Ricardo Salinas, tenga algo que ver con ello. Ciertamente la empatía es importante, pero la racionalidad de lo que vimos aquí es que la infraestructura que tiene Banco Azteca es única y se sabe muy poco de ella por la juventud del banco, que este año va a cumplir 17 años”, dice Valenzuela en entrevista con El Universal.

Banco Azteca está enfocado en la banca popular, es decir, en aquel sector de la población que no tiene acceso a la banca institucional por falta de comprobantes o por no tener un historial crediticio.

Para atender a esta población, la institución tiene sucursales en 780 municipios de todo el país y en 180 son la única entidad bancaria. Además abren los 365 días del año de 9 de la mañana a 9 de la noche y da empleo a 46 mil personas, convirtiéndose en el primer banco con mayor numero de empleados, por encima de Banorte y Bancomer. 

Valenzuela señala en la entrevista que estas fortalezas fueron las razones por las que el gobierno federal los eligió para repartir los recursos de los programas sociales. 

Y si bien el lunes se les señaló de ser un mal banco y dar mal servicio, el director asegura que los datos de Condusef demuestran lo contrario. Y añadió que seguramente el gobierno federal analizó la infraestructura y las capacidades que tienen.

“No hay una cuestión de porque son mis cuates, no. Qué bueno que el Presidente y el señor Salinas tengan una buena relación, lo celebro, pero lo más importantes es que somos un banco profesional”, afirma.

La decisión de ser el distribuidor de los recurso de los programas servirá a la empresa para atraer clientes en el mediano plazo, pero no generará ninguna ganancia para la empresa, al contrario, está invirtiendo para tener más personal, recursos económicos, puntos de cobro, identificación de los beneficiarios y rendición de cuentas al gobierno.

La intervención de Banco Azteca servirá también para evitar el clientelismo que se había generado en los últimos años con la entrega de los recursos, y el banco entregará directamente a los beneficiarios el dinero que les corresponda.

De acuerdo con Valenzuela, en los siguientes años el banco manejará hsta 500 mil millones de pesos repartidos en los diferentes programas de apoyo que van dirigidos a la población más vulnerable.

Banco Azteca ya está trabajando en un programa piloto, aunque no especificó en cuál. Para atender a la población, la institución adquirió 5 millones de plásticos para tarjetas de débito y ya prepara la logística para llevar dinero en efectivo a las áreas donde se va a requerir, para atender las necesidades de los padrones de los programas. 

Lee la entrevista completa en El Universal