Antorcha Campesina aumentó su poder gasolinero con Peña Nieto

- Por

Ya habíamos comentado en este medio que esta agrupación nacional controlaba al menos 40 gasolineras en el país. Lo cierto es que el poder gasolinero de Antorcha Campesina es legal, asegurando sus líderes que buena parte de estos activos los han reunido gracias a donaciones de sus militantes, pero no se habían evaluado datos de que la mayoría de este control se incrementó en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Esta información la revela la periodista Daniela Barragán para el medio digital SinEmbargo. Ahí mismo se explica cómo es que los antorchistas se empezaron a apoderar de concesiones gasolineras a un año de que el expresidente mexicano llegara a la silla presidencial. Esta red de poder gasolinero incluye varias estaciones para comprar y surtir gasolina a la petrolera nacional, pero también considera la transportación de gasolinas con “concesiones para operar parques vehiculares de transporte a ductos de petrolíferos”.

Barragán indica que el mayor control de Antorcha Campesina en este campo se da desde el 2013. Muchas de estas concesiones aplican hasta el 2045, por lo que el control gasolinero antorchista estará vigente mucho más allá del gobierno de López Obrador. Este último ha empezado una guerra contra el huachicoleo que ha revelado cómo miles de gasolineras compraban gasolina robada.

Para entender cómo es que Antorcha Campesina opera tanto poder en este sector, es necesario revisar a su líder Aquiles Córdova. A su nombre y de varios familiares se encuentran varias de las concesiones gasolineras que tiene el antorchismo. La mayoría de las gasolineras están en Puebla, Oaxaca, Estado de México y Guerrero (zonas rojas del huachicoleo en el país). Sinembargo también revela que es imposible conocer a fondo el número de concesiones a favor de la antorcha, ya que todo recae en nombres de privados.

Además, según medios locales, los antorchistas se han negado en varias ocasiones a revelar los montos que perciben mes con mes, producto de la actividad gasolinera de una organización que aparentemente no tendría por qué dedicarse a esto. Antorcha Campesina ha estado íntimamente ligada al PRI, un partido al que han volcado todos sus votos durante décadas (recordemos el apoyo total que brindaron a la candidatura de Antonio Meade). Por lo tanto se comprende su cercanía y favoritismo con Enrique Peña.

Los antorchistas aseguran que el dinero generado por esta actividad petrolera les ha permitido una buena independencia financiera. Con esto, según una lideresa local, se han mantenido independientes y sin necesidad de depender de un partido político. Pero la realidad es otra. Antorcha Campesina ha aumentado sus activos durante los gobiernos priistas. Un ejemplo, una de las concesiones para vender gasolina la tiene Samuel Aguirre Ochoa, un exdiputado priista y miembro antorchista.

Otra de las concesiones están a nombre de Juan Manuel Celis, un dirigente antorchista que trabajó para el partido Verde Ecologista (grupo político hermano del PRI). La historia de la cercanía con el partido tricolor se repite en el resto de las concesiones revisadas por SinEmbargo. Muchas de estas concesiones estarán vigentes hasta 2026, y una de ellas operará por más de treinta años.

Esta actividad no puede entenderse sin la apertura que generó la llegada de Enrique Peña Nieto al poder.

Mira toda la información en esta investigación de SinEmbargo.