Alejandro Gertz ya se mueve como el nuevo fiscal mexicano

- Por

El día de hoy se presentaron veintidós aspirantes a un puesto crucial que ha estado vacante durante años en el país. México necesita de un fiscal general y los aspirantes se están peleando por mostrar lo mejor de su currículum para hacerse con un puesto demasiado importante, después de que Peña Nieto cerrara su sexenio intentando colocar a un cercano en la vacante.

En la ronda de presentaciones, los senadores se mostraron un tanto desesperados ante las participaciones de cada interesante. Cada una duraba diez minutos y muchos de los aspirantes a fiscal general de México desperdiciaban el tiempo presumiendo sus currículums. Pocos llegaron realmente con un plan bien estructurado sobre qué habrían de hacer para liderar una fiscalía autónoma y capaz en un país que exige investigaciones de alto poder.

El que más brilló en escena fue Alejandro Gertz, un hombre bastante cercano al presidente López Obrador y que logró captar la atención de los presentes al puntualizar bien cómo es que habrá de actuar en caso de ser elegido como nuevo fiscal. Recordemos que durante las últimas presentaciones matutinas enfocadas a la guerra en contra del huachicoleo, la presencia de Gertz es crucial para explicar la estrategia.

El gran tema para la elección del nuevo fiscal recae básicamente en Morena. El partido guinda se amarró una mayoría notable en la cámara alta, por lo que los veintidós aspirantes básicamente están intentando convencer a los senadores morenistas que ya eligen entre nombres como Bernardo Bátiz, Alejandro Gertz y algunos otros. En el caso de Gertz, su papel como subprocurador general lo ha mantenido como el aspirante más popular por su exposición constante ante los medios de comunicación.

Entre las ofertas que Gertz mencionó ante los senadores es que el problema más grave en México es la violencia, derivada siempre de la falta de apoyo a las minorías, sobretodo a los jóvenes mexicanos. Esta es una idea que comparte el presidente mexicano y prácticamente todo su partido, después de que se destinaran recursos como nunca antes para ayudar a las personas sin recursos en México bajo la frase obradorista de “no puede haber gobierno rico con pueblo pobre”.

Con estas visiones alineadas, parece ser que Alejandro Gertz se ha afianzado el gusto de varios senadores presentes. Pero detrás de él está también el favorito del presidente, el jurista Bernardo Bátiz, quien es el segundo perfil más popular en la terna. Desde la otra trinchera, Bátiz ofrece una fiscalía totalmente independiente que no depende jamás de los intereses presidenciales, algo que tanto se temía durante la casi elección del “fiscal carnal” que pretendía el gobierno peñista.

La decisión continúa siendo un tema vigilado por senadores y colectivos defensores de los derechos humanos, pero si la guerra en contra del huachicoleo continúa con avances en cuanto a detenidos y menores robos de ductos y pipas, parece ser que Alejandro Gertz será el gran ganador en toda esta trama. Por el momento, México aún no conoce a un fiscal desde hace años, pero ya se ha cerrado la lista a al menos dos candidatos.