La PGR congeló investigación contra Ricardo Anaya

- Por

Fue el golpe que más afectó a la candidatura del presidenciable panista. Justo cuando los votantes más conservadores estaban decidiendo darle su voto al queretano Ricardo Anaya, desde la PGR se soltó una cacería para señalar al líder conservador de haber comprado una nave industrial a través de una empresa fantasma. Con esto, el espíritu de la corrupción se anidó en la imagen de Anaya y no ha podido separarse de esta acusación.

Ahora se sabe que la PGR decidió guardar esta investigación a dos días de que terminara su mandato Enrique Peña Nieto. Ricardo Anaya aseguraba que era la PGR, ordenada a través del expresidente mexiquense, había creado estas acusaciones para debilitar su imagen y hacer que el candidato del PRI, el opaco Antonio Meade, se hiciera con el segundo puesto en las preferencias electorales. Todo esto parece confirmarse, ya que la PGR apagó toda captura contra el queretano conservador cuando se terminó la época electoral.


Desde la PGR se aplicó una resolución de abstención de ejercicio de la acción penal. Con esto, los altos mandos de la procuraduría general cerraron prácticamente la investigación en contra del panista. Recordemos que después de la elección se dio como ganador al izquierdista López Obrador y el queretano prácticamente desapareció del mapa político mexicano. Con una acusación grave por lavado de dinero, el queretano buscó un acercamiento con el ahora presidente mexicano sin tener éxito. Para minimizar la polémica, renunció a sus intenciones de liderar de nuevo al partido conservador y se enfocó en la docencia.

El encargado de cerrar esta investigación que cimbró en los resultados panistas de julio pasado fue Alberto Elías Beltrán. El encargado de despacho metió freno para que toda la investigación en contra del queretano fuera detenida y finalizada. Con esto, quedó claro que el auge de estas acusaciones tenían fines totalmente políticos y electorales, por lo que se jugó con el trabajo de los investigadores del caso en la PGR.

No es la primera vez que se relaciona a la procuraduría general con intenciones presidenciales. En el delicado tema de la desaparición de 43 estudiantes en Ayotzinapa, la PGR resaltó por su falta de capacidad para dar con los responsables, al mismo tiempo que impulsó la verdad histórica del expresidente Enrique Peña Nieto. Durante los juicios a Javier Duarte, resaltó la inexperiencia de los agentes de la PGR para armar un caso sólido y también se trabajó con trabas para no avanzar en el tema del software Pegasus en México.

Ricardo Anaya siempre negó las acusaciones que podían llevarlo a prisión. Incluso fue el primer candidato presidencial en usar su espacio en medios para lanzarse en contra del presidente, asegurando que durante su posible gobierno enviaría a la cárcel a Enrique Peña Nieto por corrupción. La estrategia hundió aún más al panista que dejó números rojos en el partido conservador. Por el momento no hay motivos para que Anaya sienta que puede ser arrestado.