México se niega recibir a migrantes expulsados por Estados Unidos por falta de infraestructura

- Por

En una polémica decisión, que pone en entredicho la soberanía nacional, Estados Unidos informó al Gobierno de México su intención de enviar a migrantes no mexicanos que hayan entrado a su territorio de forma indocumentada mientras esperan el desenlace de su proceso migratorio en ese país, informó la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).


En una primera instancia, a esta notificación del Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos (DHS, por sus siglas en inglés), la Cancillería mexicana indicó que el gobierno reafirma su derecho de admitir o rechazar el ingreso de extranjeros a su territorio.


En ese tenor, señaló que recibirá a algunos migrantes “por razones humanitarias y de manera temporal”, en particular a los menores de edad, estén acompañados o no.


La SRE apuntó en un comunicado que recibirá a las personas que cumplan las siguientes condiciones:


• Haber ingresado a Estados Unidos por un puerto de entrada o que hayan sido aprehendidas entre puertos de entrada.


• Haber sido entrevistadas por las autoridades de control migratorio de Estados Unidos y haber recibido un citatorio para presentarse ante un Juez Migratorio, como indica la legislación mexicana y compromisos internacionales como la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados, su Protocolo, así como la Convención Contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes.

A los migrantes que cumplan con los dos supuestos, el gobierno mexicano les permitirá solicitar su internación, permanecer en territorio nacional bajo la condición de “estancia por razones humanitarias” y realizar entradas y salidas del país.


Gobernación aclara postura

Aunque la Cancillería había dicho que recibiría a un mayor número de migrantes, la Secretaría de Gobernación, a través del Instituto Nacional de Migración (INM), aseguró que México no recibirá a los extranjeros que han solicitado refugio a Estados Unidos porque no tiene ni la capacidad operativa ni el marco legal necesario para ello.


Ante el anuncio del gobierno estadounidense de enviar a México a centroamericanos, en tanto les resuelve su solicitud de asilo, Tonatiuh Guillén, Comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM), dejó en claro que el plan del vecino país no puede empezar a operar.

Señaló que México no cuenta con la capacidad operativa ni jurídica para recibir extranjeros o mexicanos que el Gobierno de Estados Unidos pretende regresar a territorio nacional.

“No tenemos capacidad operativa ni jurídica para recibir. En el corto plazo el Instituto Nacional de Migración no tiene capacidad de recepción. No los podemos recibir”, dijo el comisionado.


“Sólo les pudiera insistir que operativamente el Instituto no podría atender esto en el corto plazo. Habrá que hacer otro tipo de revisiones. Y, segundo, la ley de Migración tampoco nos favorece en este tipo de iniciativas, entonces habrá que hacer un procedimiento adicional con la misma Ley de Migración”, aseguró Tonatiuh Guillén, comisionado del INM.


Ante la eventualidad que, aun con este posicionamiento, el gobierno de Estados Unidos enviara a México a migrantes, el comisionado aclaró que nuestro país se encuentra ante un escenario completamente nuevo y que no se podría sostener una situación tal.