Ya no se espía a ningún mexicano desde el gobierno: AMLO

- Por

Fueron varios mensajes sms que llegaron a smartphones de activistas sociales, políticos de oposición y periodistas mexicanos. Dentro había un enlace que al abrirlo instalaba el peligroso malware Pegasus que se apoderaba de la información privada de las personas perseguidas. Las investigaciones apuntan a que el gobierno de Peña Nieto la compró para espiar criminales, pero terminó obteniendo información privilegiada de opositores al poder.

Desde que López Obrador recibió el poder el primero de diciembre anunció que se terminaría con estos centros de espionaje en donde operaron agentes de inteligencia mexicana. Para el presidente mexicano, no hay espacio para el espionaje, por lo que los ciudadanos pueden estar seguros de que nadie los está escuchando por la vía telefónica. Además, recalcó que se trabaja para identificar a los responsables del software Pegasus en México y cómo es que operaron sin ser detectados por el gobierno peñista.

Dentro de este alto total al espionaje desde el gobierno mexicano, López Obrador asegura que no se continuará con ciertas medidas de la Iniciativa Mérida. Recordemos que se trata de un acuerdo entre pasadas administraciones mexicanas y el gobierno de Estados Unidos para blindar a la nación azteca de cooperación militar, algo que derivó en espionajes profundos. Este rompimiento pondría fin a relaciones privadas entre ambos gobiernos por la vía de la inteligencia militar.

Con la frase “ya no hay golondrinas en el alambre”, el presidente mexicano dejó en claro que su administración no está interesada en espiar a rivales políticos, activistas o periodistas que revelen información delicada sobre el gobierno nacional. Recordemos que durante el sexenio de Enrique Peña Nieto se elevó drásticamente el número de periodistas asesinados. La mayoría de ellos investigaban a figuras del poder político y actividades criminales y durante 2018 fueron asesinados 40 periodistas mexicanos.

La intención, asegura López Obrador, es que los ataques a comunicadores se terminen de inmediato. Su administración promete un compromiso real con la disminución de ataques a periodistas, activistas y opositores, pero dentro del Presupuesto 2019 se redujo el dinero destinado a protección para personas amenazadas. Recordemos que desde la llegada de López Obrador al poder se ha asesinado a dos periodistas.

El tabasqueño también promete avanzar en las carpetas de investigación abiertas relacionadas con asesinatos de periodistas. Para rematar sus críticas a la administración de Enrique Peña Nieto, Obrador aseguró que no se darán carpetazos para conocer realmente quién o quiénes están detrás de los continuos ataques a periodistas, algo que ha lesionado notablemente los derechos a la libertad de prensa y que hacen de México la segunda nación más mortífera para periodistas después de Afganistán.

Para brindar calma, el presidente asegura que la secretaría de gobernación ahora está comandada por Olga Sánchez, una mujer que ha trabajado durante décadas en la defensa a los derechos humanos. Durante el gobierno del mexiquense, todos los dedos apuntaron a Osorio Chong, el entonces secretario de gobernación, por haber permitido la compra del software Pegasus. Las investigaciones sobre este tema se frenaron desde la PGR y aún no se han encontrado responsables. El presidente promete dar con los responsables.