Regalaron 1,400 escoltas a funcionarios y empresarios de la Ciudad de Mexico

- Por

La principal tarea de Claudia Sheinbaum al frente del gobierno capitalino ha sido de limpieza profunda. La doctora morenista ha revelado los expendios y excesos con los que se manejó la administración de Miguel Mancera y ahora anuncia el fin de privilegios de los altos funcionarios capitalinos. La nueva jefa de gobierno asegura que hubo alrededor de 1,400 elementos de seguridad de la policía capitalina fueron obligados a dar protección especial a cientos de funcionarios, empresarios y “figuras públicas” de la capital mexicana.

A su llegada al gobierno de la Ciudad de México, Sheinbaum dejó en claro que los excesos de la administración del perredista habían terminado. En su toma de protesta anunció la desaparición del grupo de granaderos, la instancia más violenta y represora que Díaz Ordaz y Miguel Mancera usaron con frecuencia para acallar las protestas ciudadanas. También prometió un fin a las fotomultas y exhibió el miedo con el que se trabajaba en las oficinas principales del gobierno capitalino, en donde se blindaron las puertas y ventanas.

La doctora asegura que estos elementos de seguridad eran gratuitos para figuras políticas, empresariales y ciertos funcionarios que no requerían de ellas por disposición legal. Los costos de esta seguridad gratuita que se ofreció en el gobierno mancerista rebasan los 21 millones de pesos mensuales. La práctica deja ver la facilidad con la que se usó a los elementos policiacos capitalinos para servir a intereses empresariales o caprichos de la alta burocracia. La principal crítica al gobierno perredista era precisamente esa: su preferencia por lo privado.

En todo México es posible contratar personal de la policía para resguardo de privados, siempre y cuando se pague por esta acción. Sheinbaum invita a los empresarios y las “figuras públicas” que contaban con este servicio a que lo mantengan, siempre y cuando realicen los pagos legales necesarios. Para evitar complicaciones, la morenista dejó claro que mantendrán custodia especial los funcionarios dedicados a la seguridad pública, el procurador capitalino y ella misma, como jefa de gobierno.

Para Sheinbaum, el papel de los policías no es el de generar miedo o dar atención especial a las personas con poder político o económico, la jefa de gobierno capitalino asegura que durante su mandato los elementos de la policía trabajarán en el cuidado y la protección a los mexicanos. Con esto, confirma que se terminan los privilegios a las élites empresariales, una práctica en auge durante los últimos años de vida del PRD en la Ciudad de México. No quiso mencionar nombres de quienes tenían esta protección especial.

El gran problema, menciona, es que todo esto se operó gracias a las indicaciones de Raymundo Collins. El que fuera secretario de seguridad pública en la Ciudad de México concedió hasta diez policías para resguardo gratuito y personal a una sola persona, la actividad se repite en varios casos, dice Sheinbaum. Además, se brindaron vehículos exclusivos de la policía capitalina para empresarios, funcionarios y terceros. Todo de forma gratuita y mientras los uniformados debían cuidar las calles de la capital mexicana, sumida en la violencia e inseguridad.