Ni el presidente ni su gabinete han hecho pública su declaración patrimonial | BREAKING

Ni el presidente ni su gabinete han hecho pública su declaración patrimonial

- Por


El presidente López Obrador ha usado distintas frases para explicar su postura contra la corrupción, entre ellas, destaca el conocido refrán: “El juez por su casa empieza”, o la conocida: “Vamos a limpiar el gobierno como las escaleras, de arriba para abajo”, pero esto no ha pasado con la declaración patrimonial del gabinete presidencial.


Luego de tres semanas de la toma de protesta de Andrés Manuel López Obrador como presidente, ni él ni la mayor parte de su gabinete han hecho pública su declaración patrimonial, que por ley deben presentar en los primeros 60 días del nuevo gobierno.


Luego de ganar las elecciones, López Obrador anunció 50 puntos para el combate a la corrupción y la austeridad republicana que incluían hacer público el patrimonio de todos los funcionarios, aunque hasta la fecha no ha sucedido.


El artículo 33 de la Ley General de Responsabilidades Administrativas señala que la declaración de situación patrimonial se debe presentar en los 60 días naturales siguientes a la toma de protesta, es decir, que tendrán que hacerlo a más tardar el 29 de enero de 2019.


Al principio del sexenio pasado, el gabinete de Enrique Peña Nieto hizo un evento para presentar al mismo tiempo todas las declaraciones de integrantes del gobierno, el 16 de enero de 2013, días antes de vencer el plazo.


Contrario al fenómeno del sexenio pasado, de los 30 miembros del gabinete legal y ampliado se comprobó que solo dos han transparentado esta información: Irma Eréndira Sandoval, secretaria de la Función Pública y Germán Martínez, director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Los que sí cumplieron.


Irma Eréndira Sandoval publicó una declaración parcial en la segunda semana del nuevo gobierno en la que decía tener tres departamentos y tres casas, pero no informaba de costos más que de una de ellas, señalado en mil 752 pesos. Sin embargo, en su aclaración posterior reconoció que eso había sido el precio de las escrituras y transparentó que el resto de propiedades sumaban un valor de 9 millones 255 mil pesos.


En su declaración original, los montos más altos reportados eran una cuenta bancaria con 1.3 millones de pesos y un reloj de 50 mil pesos. Negó tener vehículos y no informó de propiedades de su esposo.


En las notas posteriores, justificó que la ley no obliga a hacer público el patrimonio de su marido y que por ello no dijo originalmente el valor de sus casas, ya que son de ambos. Pero tras la polémica, agregó que a nombre de él están un Corolla 2012 y una Odyssey 2010, con valor de 751 mil pesos en total. Además, que entre muebles, computadoras y joyerías, la pareja posee bienes por aproximadamente 210 mil pesos.


Este jueves, Germán Martínez, director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), se convirtió en el segundo en declarar sus bienes. En conferencia de prensa, entregó un reporte mucho más detallado que el formato base que establece la Función Pública (SFP) para la plataforma Declaranet, que concentra las declaraciones de todos los funcionarios.


En el documento presentado, Martínez reconoció propiedades por 30 millones 550 mil pesos: su casa de 14 millones en San Ángel Inn, dos casas vecinas en Coyoacán de 9.1 y 6.8 millones que renta a una escuela y asociación administradas por su esposa, un departamento de 560 mil pesos y una tumba en Michoacán, donde están enterrados sus abuelos paternos, de 2 mil 190 pesos.


Aclaró detalles como que el sueldo de su cargo está estipulado en 177 mil 772 pesos, pero él desea ganar 105 mil, por lo que no ha cobrado nada, en espera de que se actualice la cifra que ganará. También aseguró que no recibirá del Senado ninguna compensación extra además de lo que cobró en los tres meses que fue legislador de Morena.