Detienen a Fabián Granier, hijo del ex gobernador Andrés Granier, por fraude fiscal

- Por

Fabián Granier, hijo del ex gobernador de Tabasco Andrés Granier, fue detenido por elementos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) por fraude fiscal.

La Agencia —que depende de la Procuraduría General de la República— informó que el joven defraudó al erario por más de 6.2 millones de pesos y desde 2016 existía la orden de detenerlo;  la acción se ejecutó y Granier hijo estuvo detenido en el Reclusorio Preventivo Oriente, en la Ciudad de México, mismo que abandonó en abril de ese año, tras pagar una fianza de 7.8 millones de pesos.

El hijo del ex mandatario enfrentaba hasta ese momento tres procesos penales por su probable responsabilidad en el delito de defraudación fiscal, pero como no es un delito grave podía seguir su proceso en libertad.

La PGR aseguró que no compartía los criterios de valoración de los jueces, apeló la decisión y se volvió a girar una nueva orden de aprehensión.

“El Ministerio Público de la Federación se opuso a la caución otorgada al inculpado en razón de que ya se le había dictado auto de formal prisión en otra causa penal por idéntico delito, por lo cual, no debería concedérsele dicho beneficio, en función de lo que establece el artículo 399 Bis del Código Federal de Procedimientos Penales que dice: En caso de delitos no graves, el Juez podrá negar a solicitud del Ministerio Público, la libertad provisional del inculpado, cuando éste… esté sujeto a otro u otros procesos penales anteriores, en los cuales se le haya dictado auto de formal prisión por el mismo género de delitos”, señaló la PGR.

El Universal reportó que fuentes federales confirmaron que la detención ocurrió en la alcaldía de Coyoacán, en la Ciudad de México, cumpliendo con la orden de aprehensión girada por las autoridades de Tabasco.

Después fue internado en el Reclusorio Preventivo Oriente, donde se puso a disposición del Juzgado Sexto de Distrito de Procesos Penales Federales para ser trasladado a Tabasco, donde enfrentará a la justicia.

El hijo del ex gobernador podría acompañar a su padre, quien en marzo de este año fue sentenciado a 10 años de prisión por el delito de preculado, y  además, deberá pagar una cantidad como reparación del daño al erario por los 23 mil millones de pesos que desvió cuando fue mandatario de la entidad.

Todo esto desapareció en su mayoría en efectivo. Según la fiscalía local, se tiene ubicado el dinero en Asia y Europa. Este dinero iba destinado desde la federación para impulsar el programa social Seguro Popular en Tabasco, un estado con serios problemas de salud y pobreza.

Pese a que también enfrentaba el delito de ejercicio indebido del servicio público en pandilla, el juez decidió absolverlo de este cargo y ya no recibió sanción por ello.

Granier dejó a Tabasco en quiebra cuando concluyó su mandato, al grado que en diciembre de 2012 no había dinero suficiente para pagar la nómina de los trabajadores de las dependencias estatales y el gobierno entrante de Enrique Peña Nieto tuvo que solucionar el problema con la entrega de recursos federales.