Encuentran centro de espionaje con agentes de la PGJ en Ciudad de México

- Por

Agentes de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de la Ciudad de México descubrieron un edificio en el que trabajaban más de 30 investigadores pertenecientes a la misma dependencia y que era operado clandestinamente como centro de inteligencia, pero cuyo lugar no estaba integrado en la lista de inmuebles arrendados por el gobierno de la capital y por el que además se tiene un adeudo de más de 2 millones de pesos.

De acuerdo con una investigación del diario La Jornada, se descubrió un edificio que se ubica en una calle del centro de la Ciudad de México, el cual cuenta con dos pisos, y, que según los empleados, operaba como centro de inteligencia desde hace más de 5 años.

El edificio fue descubierto hace dos semanas debido a que una factura por el cobro de la renta del edificio no apareció en la lista de inmuebles arrendados por la dependencia.

Se trata de dos presuntos adeudos que el Gobierno de la Ciudad de México tiene con la razón social Sterling Capital, SA de CV: el primero corresponde a un pago de enero a marzo por 574 mil pesos, y de marzo a diciembre por un millón 723 mil pesos.

Según el diario, dicha compañía no cuenta con algún registro en Internet como empresa mexicana, pero se sabe que una persona de nombre Verónica Castillo es la apoderada.

El centro de inteligencia clandestino de la PGJ

De acuerdo con el contrato de arrendamiento que el Gobierno de la Ciudad de México firmó con la empresa Sterling Capital, SA de CV, las oficinas debían servir para el uso de diversas unidades administrativas dependientes del gobierno central.

El edificio cuenta en su interior con varias computadoras viejas, la PGJ detalló que quienes trabajaban en el lugar eran entre 30 y 40 agentes investigadores de la propia procuraduría, quienes no daban reportes sobre sus actividades.

La PGJ señaló que los agentes realizaban actividades de espionaje, contra diversos funcionarios del gobierno y ciudadanos, por lo que fueron despedidos, sin embargo, el inmueble fue desmantelado.

Más preguntas que respuestas

Después de que las autoridades descubrieron las facturas por el adeudo que se tiene por la renta del edificio, la PGJ mandó a un grupo de visitadores, quienes se encontraron con una guardia de agentes investigadores que les impidió el paso, a pesar de que forman parte de la misma dependencia.

Es tal el desconocimiento que se tiene por dicho inmueble, que algunos nombres de los agentes que trabajaban en el centro de inteligencia tampoco fueron hallados en la lista de comisionados y ni se sabe cuál era su función.

La nueva procuradora, Ernestina Godoy ha señalado que la PGJ no tenía conocimiento sobre el edificio y advirtió que este caso puede complicarse más debido a que los contratos no tienen el acta entrega-recepción del gobierno saliente al que llega.

La PGJ indicó que pedirán al director ejecutivo de administración de la jefatura de Gobierno, Carlos Efrén Guzmán López que explique “alguno tramos confusos” del caso.

Lee la investigación completa en La Jornada