La ‘Cámara de la Industria del Cannabis’ está cerca

- Por

El gobierno de López Obrador trae bajo el brazo una iniciativa polémica. A través de la secretaria de gobierno, Olga Sánchez, se planea legalizar por completo a la cannabis en México. El tema no solamente amplía los deseos de algunos partidos de izquierda por hacer legal la planta en su rama medicinal, ahora también se va a solicitar una legalización completa en el tema lúdico. Además, la Corte mexicana ya ha favorecido a varios mexicanos creando una jurisprudencia sobre el tema.

Los industriales y empresarios que quieren participar en una inevitable legalización nacional ya solicitan la creación de la Cámara Industrial de la Cannabis. México ya contará oficialmente con decenas de productos que contienen cannabidiol (CBD) en sus compuestos. Los mexicanos podrán acceder a ellos sin necesidad de una receta y tendrán a estos productos bastante cerca, en sus farmacias más cercanas. Por lo tanto, se quiere garantizar el libre accedo de varios productos ligados a la industria cannábica en el país.

Detrás de esta iniciativa están varias empresas, productoras y comercializadoras de productos elaborados con 1% de CBD que pronto estarán a la venta en México. Detrás de la posible creación de esta cámara industrial está el tema arancelario cuando se intenten exportar productos elaborados con cáñamo y CBD. El tema es proteger la cartera de los consumidores y así evitar que los impuestos incrementen al máximo los precios.

Si el gobierno obradorista logra legalizar completamente la cannabis, México entraría de lleno a una industria multimillonaria que solamente aprovechan naciones como Canadá, Uruguay, Israel, Estados Unidos, entre otras. La intención de los morenistas es golpear las arcas del narcotráfico mexicano, además de elevar la recaudación de impuestos derivados de las importaciones y exportaciones de esta industria. No es poca cosa, se calcula que el mercado de la marihuana en México valdrá 1,700 millones de dólares.

La posible cámara industrial de la cannabis en el país podría dar certeza a los compradores mexicanos de estos productos. Recordemos que en nuestro país la planta ha sido satanizada durante siglos, por lo que no hay demasiada información general sobre los beneficios de esta planta en enfermedades crónicas, cánceres, depresión, epilepsia, estrés postraumático, entre otros padecimientos. Además de vigilar los costos de los productos con marihuana, se pretende informar sobre esta industria que México desconoce por completo.

El otro tema que aún no se contempla ni en el proyecto de legalización de Cordero es cómo habrá de funcionar el tema de las importaciones de productos. Lo cierto es que México es una nación privilegiada para el cultivo natural de marihuana, esto queda claro al ver las ganancias de los grupos criminales en sierras como las de Michoacán, Guerrero o Sinaloa. Por lo tanto, nuestro país podría exportar la planta a naciones como Canadá, en donde el clima no aboga demasiado al cultivo natural de la planta.

Pero detrás está también el interés global por exportar productos a México una vez que se legalice a nivel nacional la cannabis para uso médico y lúdico. En el apartado médico ya hay ciertas medidas al respecto, pero el lado recreativo es el más complejo. Sin duda será ahí en donde más dinero se pueda reunir después de la inevitable legalización. Morena tiene las capacidades legales para hacerlo, a pesar de que los grupos más conservadores ya prometen marchas y bloqueos legislativos para impedir la legalización de la marihuana recreativa.