Esta es la ruta utilizada para alterar los paquetes electorales en Puebla

- Por

Han pasado meses y el matrimonio Moreno Valle no puede dormir tranquilo. De repente se lanzan acusaciones en contra del panismo poblano por alterar actas, después se niegan posiciones importantes al exgobernador poblano por su pasado, luego los morenistas del estado meten nuevos recursos legales para frenar la victoria de Erika Alonso y ahora mismo se solicita ya una anulación total de la elección desde el tribunal electoral.

El magistrado José Luis Vargas Valdez del TEPJF encontró los argumentos suficientes como para solicitar que el triunfo del PAN en el estado de Puebla debe ser anulado. Además, propone unas nuevas elecciones en sesenta días para que los poblanos puedan estar seguros sobre quién habrá de gobernarlos. El principal argumento del magistrado es una tremenda falla en la custodia de los paquetes electorales el día de la elección y los días posteriores.

Todo apunta a dos escenas clave. En principio, la bodega del consejo distrital en donde estaban resguardados los paquetes electorales durante tres días se encontró totalmente abierta, sin candados ni sellos de resguardo. Este fue el hallazgo que Morena encontró y que detonó en todas las demás acusaciones de fraude electoral orquestado por Moreno Valle y su esposa Erika Alonso. Un día después, se reportó que en una primaria se habían encontrado paquetes electorales que nunca fueron recogidos por las autoridades.

Al momento de contar estos paquetes, miembros del consejo distrital señalaron que varios de ellos ya estaban abiertos. Aún así, se contaron como legítimos y estos votos demostraron que la cadena de custodia electoral se había manchado. Después de esto se reconoció desde el instituto electoral poblano a Erika Alonso como la ganadora en una muy cerrada elección.

Rápidamente el morenista Miguel Barbosa y su partido señalaron al matrimonio Moreno Valle como operadores de un fraude electoral, teniendo como principio de sus impugnaciones estos problemas de custodia de paquetes electorales, además de una bodega en donde varios panistas poblanos mantenían paquetería electoral apócrifa. El PAN Puebla salió a negarlo todo y solicitaron que los morenistas aceptaran la derrota. Lo cierto es que no han podido garantizar que los paquetes no fueron abiertos o que no se alteró su contenido.

Esta es la tesis con la que el magistrado Luis Vargas habrá de solicitar la anulación inmediata de la elección poblana. Además, la tesis del magistrado electoral señala que desde que llegaron las boletas a Puebla, antes de la elección, ya habían varias situaciones extrañas. En principio se rompió con una ley electoral que dicta que primero se recibe el material electoral en las bodegas del instituto electoral estatal y luego se cuentan, sellan y agrupan para ser enviadas a las bodegas de los consejos municipales.

En el caso de Puebla, la capital, se ignoró esta ley y los paquetes electorales fueron trasladados directamente a las bodegas de los consejos, es decir, nunca fueron recibidas por el (IEE). Esto es motivo suficiente para dudar de la legalidad en el proceso electoral en la capital poblana y al menos cinco municipios en donde sucedió algo similar. En estos, las elecciones ya han sido anuladas. Para los panistas poblanos, todo esto es una simulación para agradar al nuevo gobierno de Morena y quitarles la victoria de Erika Alonso.

Además, testimonios de capacitadores electorales señalan que no varias personas desconocidas les entregaron los paquetes, no las autoridades que supuestamente debieron atenderlos. Estos testimonios se reunieron después de una exhaustiva investigación del medio Lado B. “En algunos casos faltaron o sobraron boletas”, comentan los entrevistados.

Detrás del traslado de las casillas a las bodegas para el conteo final también hay declaraciones de anomalías. Se sabe de representantes de casilla que llegaron en taxi con los paquetes electorales, también hay información sobre paquetes que llegaron cuatro o cinco días después. Incluso hay varios casos en donde la excusa por entregar después de tres días los paquetes era que no habían encontrado la dirección.

La ley electoral marca que no pueden pasar más de 24 horas para entregarlos, lo que daría lugar a claras sospechas de alteración de sus contenidos. Con estos datos, queda claro que hubo ilegalidad en el proceso desde que los paquetes electorales entraron a territorio poblano. Los argumentos del magistrado electoral son sólidos y los habrá de presentar para pedir la anulación total de la elección a gobernador de Puebla. Los panistas ya alistan estrategias legales para impedirlo.

Mira toda la información en esta nota de Lado B.