AMLO cancela el Seguro Popular, «ni es seguro, ni es popular», dice

- Por

Estaba por cumplir sus quince años. Uno de los programas panistas para acercar atención médica gratuita a los mexicanos está por terminar. El famoso Seguro Popular promulgado por Vicente Fox será cancelado durante el gobierno obradorista para dar paso a un sistema de salud pública nacional que “garantice un servicio de calidad y medicamentos gratuitos”, confirmó López Obrador en conferencia matutina.

En un país en donde acceder a seguridad social desde lo laboral es complicado, las personas que no cuenta con servicios de IMSS e ISSSTE pueden acceder a un programa más reducido, pero que también garantiza atención médica. El Seguro Popular ha estado vigente desde 2004, cuando el panismo llegó al poder y desde entonces ha sido un servicio polémico que ha generado un cambio en la forma en la que se brinda atención médica.

Una de las últimas promesas de campaña de López Obrador antes de las elecciones de 2018 fue la cobertura nacional de seguridad social. Para el presidente, no basta con los servicios actuales y es necesario desaparecer el programa para iniciar otro proyecto que garantice tanto atención como medicamentos. Recordemos que el seguro popular atendía desde un dedo machucado hasta un cáncer terminal.

Con el sello tradicional de su política, el presidente asegura que se dará atención prioritario a las personas de más bajos recursos. Por lo tanto, el sistema de salud será administrado totalmente por la federación y la nueva estrategia de garantía de salud estará aplicándose en ocho estados para después revisar su implementación y pasar a garantizarlo en todo el país. Claramente esta propuestas es costosa y Obrador ya aseguró que se contará con los recursos necesarios para eliminar el Seguro Popular y dar paso a un programa de “bienestar”.

El presidente menciona que los mexicanos ya no acceden al cuadro básico, el registro en donde se argumenta cuáles medicamentos puede darse a los enfermos mexicano y cuáles no. Dentro de este cuadro han quedado fuera medicamentos costosos que tenían que comprarse por fuera a precios excesivos. Obrador se lanzó en contra de algunos políticos que hicieron millones vendiendo medicamentos a altos precios a clínicas, IMSS e ISSSTE. Todo esto con la intención de evitar la corrupción desde dentro de las instituciones de salud, apoyados por la auditoría superior e incluso la ONU.

El Seguro Popular brinda atención médica a millones de mexicanos desde el 2004. Con la llegada de las presidencias de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, el programa tuvo mucho más presupuesto y auge, con lo que el expresidente mexicano aseguraba sumar a 57 millones de personas en este servicio de salud gratuito (una cifra inflada). Para este año, el Seguro Popular registró una caída en el número de afiliaciones con 67 millones de personas.

El cambio que propone el nuevo gobierno es generar garantías de atención en los centros de salud. Obrador promete que un fondo destinado a la salud de 90 mil millones de pesos podría activar de inmediato su plan de salud nacional. Además, dentro del presupuesto federal se van a destinar 25 mil millones de pesos extra para que esta garantía de salud llegue a todo el país. En el tema del IMSS e ISSSTE, se prometió más recursos para garantizar atención.