Yunes deja también un Veracruz lleno de violencia y fosas

- Por

En los dos años que Miguel Ángel Yunes gobernó Veracruz, no pudo controlar la ola de violencia que azotaba a la entidad desde hace más de una década. Tan solo en los primeros nueve meses de este año se registraron mil 520 homicidios.

De acuerdo con las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, 940 de dichos homicidios fueron dolosos y más de 500 se cometieron con arma de fuego.

La muerte de Valeria Cruz Medel, hija de la diputada de Morena, Carmen Medel, puso en evidencia la ineficiencia del gobierno del panista para acabar con los asesinatos, las desapariciones y, en general, con la violencia que impera en Veracruz, pese a que fue una de sus promesas de campaña.

Una investigación de la revista Proceso señala que los niveles de crimen de esta administración son iguales a los que tenía su antecesor, el priista Javier Duarte: al menos cinco veracruzanos son asesinados cada día.

El viernes 9 mientras velaban a Valeria, quien fue ultimada mientras hacia ejercicio en un gimnasio en Ciudad Mendoza, Rocio Ortiz fue asesinada por dos sicarios cuando volvía de dejar a su hijo en una telesecundaria de Minatitlán.

Estos son apenas algunos de los casos que se registran diariamente en la entidad este año. Y las cifras de 2017 son similares: seis personas eran asesinadas cada día, y en total dos mil 306 muertes se registraron como homicidios; a esto hay que añadirle 79 feminicidios.

Ese año, el sur de la entidad vivió una de sus guerras más crudas, pues los grupos de Los Zetas, el Cártel Nueva Generación de Jalisco y otras bandas dedicadas al robo de combustible se han enfrentado en medio del terror de los habitantes de comunidades, quienes se niegan a levantar la voz por temor a morir.

Aunque los números y las historias son de terror, el gobierno de Miguel Ángel Yunes presume una realidad que no coincide con lo que viven los veracruzanos.

“En solo dos años recuperamos la paz y la estabilidad social; antes era un caos, hoy hay orden. Ha sido un placer servir a los veracruzanos”, dicen los spots del gobernador.

Las desapariciones han sido otro tema desatendido por la administración de Yunes. La Fiscalía General del Estado respondió a una solicitud de información que no han identificado 70% de los cuerpos encontrados en las distintas fosas que han venido apareciendo a lo largo de la entidad en los últimos años.

La razón: el gobierno de Duarte dejó un caos para atender todas las denuncias y poder identificar los cuerpos que se han encontrado, mientras que la administración actual no se ha preocupado por dar celeridad a la identificación de los restos.

Negociaciones entre fiscales

Las malas prácticas del gobierno actual se han extendido hasta negociaciones “en lo oscurito” con ex funcionarios de la administración de Duarte.

Existe un audio en el que se habla de un supuesto pacto que hizo Yunes Linares con Arturo Bermúdez Zurita, ex secretario de Seguridad Pública en el sexenio anterior: el gobernador reduciría 5 años su pena a cambio de entregar propiedades que compró Duarte en Estados Unidos y Veracruz con dinero del erario.

En la grabación participan Marcos Even Torres Zamudio, fiscal Anticorrupción de Veracruz, y Rodolfo Reuss, asesor del ex secretario. Allí se escucha como Reas le pide al fiscal que cese sus acusaciones por el tema inmobiliario, pues “Don Arturo ya entregó todo” y cumplió a cabalidad con los acuerdos.

“Yo la instrucción que tengo de arriba es que se tienen que llevar a cabo las audiencias, posteriormente volveríamos a sentarnos y platicar”, responde Torres Zamudio en la grabación.

Después de que se hiciera público el audio, se ha pedido la remoción del fiscal Anticorrupción y del General del Estado, Jorge Winckler Ortiz,  por la violación de los derechos humanos de los integrantes de los colectivos dedicados a la búsqueda de desaparecidos.