Víctor Flores, el cacique ferrocarrilero, se impone hasta 2024

- Por

En México se pueden ver episodios grotescos de corrupción y abuso de poder, los sindicatos son un claro ejemplo de esta puesta en escena de la impunidad y desfachatez. Uno de los casos menos conocidos, pero de suma relevancia es el de Víctor Flores Morales, quien volvió a rendir protesta como secretario general del Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana.

Hasta ahí, todo parecería normal, un secretario sindical que se reelige, sin embargo, Víctor Flores Morales tuvo su primer periodo en 1995, es decir, hasta el 2018 suma 23 años en su cargo, no obstante, con la toma de protesta frente a integrantes del Comité Ejecutivo Nacional y los secretarios generales de las 39 secciones ferrocarrileras, Víctor se apuntó para seguir hasta 2024, es decir, será secretario general todo el sexenio de Andrés Manuel López Obrador y sumará 29 años de abusos, malos manejos y opacidad.

Más sabe el diablo por viejo

Flores Morales nació en 1939 en el Puerto de Veracruz, sus padres carecieron de lujos y comodidades, lo que marcó profundamente al vigente líder de los ferrocarrileros.

Su llegada a la dirigencia del Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana se dio de forma sangrienta, en una serie de eventos, que incluyeron el asesinato del entonces dirigente nacional de los ferrocarrileros, Praxedis Fraustro, abrieron el camino para el entonces conocido como “El Hombrecillo”, que en 1995 ganó las votaciones de forma unánime y se erigió como el mandamás de los ferrocarrileros.

En 1996, Ferrocarriles Nacionales de México empezó su proceso de privatización y miles de trabajadores fueron liquidados a través de un fideicomiso. Ese año, Víctor Félix Flores Morales, dirigente del sindicato, dejó su casa de 50 metros cuadrados y adquirió un edificio completo de departamentos, el cual le costó un millón 431 mil 118 pesos, su vida había cambiado.

Sin mostrar preocupación por la acusación de utilizar el fondo de los trabajadores, construyó una biografía meteórica. Pasó a conformar la triada de los dirigentes más poderosos de México, junto con Elba Esther Gordillo y Carlos Romero Deschamps. Incluso entre ellos, Flores Morales se distingue: el cúmulo de 14 mil denuncias en su contra en la PGR, que van desde desfalcos hasta fraudes, supera todos los récords, aquí citamos algunos:

• 2001.- El dirigente gestionó ante el Infonavit créditos a nombre del sindicato de ferrocarrileros para la construcción del Fraccionamiento Democracia Sindical, en Avenida Ceylán, en Azcapotzalco. Un año después, la Delegación clausuró la obra por no contar con permisos. En Tlalnepantla, estado de México, ofreció otros 74 edificios de viviendas que tampoco entregó.
• 2003.- Desfalco de fondos de Sociedad Mutualista Previsión Obrera.
• 2004.- Irregularidades en el proceso de liquidación de FNM (Diferentes a las del fideicomiso).
• 2006.- Utilización a su favor de los recursos de un fideicomiso creado para la jubilación de los trabajadores de Empalme, Sonora. 400 millones de pesos.
• 2018.- trabajadores del Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana (STFRM) denunciaron a su líder Víctor Flores Morales por retenerles el pago de bonos desde 2014.

La política, su mundo

El eterno dirigente también fue Diputado federal tres veces (1997-2000; 2003-2006 y 2009-2012) jamás subió a la tribuna. Sólo dos eventos lo dibujan como legislador: le regaló un reloj Cartier a una Diputada y le arrebató la máscara de marrano a Marco Rascón. Nada más en ese escenario.

Aunque tímido, su mutismo no le ha impedido hacer amigos. Al grado que lo reconocen en público. Así lo hizo el ex Presidente Ernesto Zedillo poco antes del anuncio de la privatización de FNM y más tarde, Francisco Salazar, quien fuera secretario del Trabajo durante el foxismo.

Su estrategia corporativa ha sido crecer a toda costa. Casi a contracorriente. Contado por número de agremiados, Víctor Flores Morales sólo representa a 45 mil trabajadores, una cifra muy lejana a los millones de maestros o petroleros.

Víctor Félix Flores es uno de los brazos del Partido Revolucionario Institucional (PRI), pero durante mucho tiempo se mantuvo cerca de Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa cuando ambos fueron presidentes, lo mismo que hicieron Carlos Romero Deschamps y Elba Esther Gordillo, prueba de su astucia es que apoyó a José Antonio Meade en el más reciente proceso presidencial, sin embargo, nunca aparecieron fotos de ambos personajes juntos; cuando se anunció el triunfo de López Obrador, “El Hombrecillo”, mandó a pagar en diarios nacionales felicitaciones para el nuevo presidente electo, tal vez sabía, que su destino ya estaba vinculado al del nuevo presidente.