Una red de sobornos en el IMSS culminó en doble fraude para la institución

- Por

El Sector Salud en México es la clara muestra del deterioro que ha causado la corrupción en las instituciones públicas del País, en los organismos encargados de procurar la salud de los mexicanos es común encontrar casos de soborno, desvío de recursos y comportamientos ilícitos al lucrar con los servicios médicos de millones de mexicanos.

Gracias a una investigación elaborada por Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), se destapó una estructura de sobornos a empleados del Instituto Mexicanos del Seguro Social (IMSS), que acabó con un doble fraude a la dependencia por parte de la empresa transnacional Orthofix, encargada de vender aparatos ortopédicos al IMSS, la cual, durante ocho años obtuvo al menos 888 contratos en los que se registraron algunas irregularidades respecto a la legislación mexicana: sobreprecios, sobornos en efectivo, regalos, paquetes vacacionales, entre otros.

En 2012 la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) descubrió que Orthofix sobornó a funcionarios del IMSS para ganar alrededor de 8 millones 700 mil dólares en contratos (116 millones 580 mil pesos, al tipo de cambio de ese año). Una decena de ejecutivos de esa compañía y funcionarios del IMSS, entre los cuales hubo jefes de compras, médicos y encargados de almacén, estuvieron involucrados en esa trama.

Con la frecuente opacidad y presionados por la investigación y sus hallazgos en Estados Unidos, en 2014, dos años después de los descubrimientos del SEC, el IMSS presentó una demanda civil y culpó a la transnacional de delitos, asegurando que “la conducta ilegal de Orthofix los había dañado de numerosas maneras”.

Tras dos años de disputa, el 23 de febrero del 2016, el equipo de abogados del IMSS llegó a un acuerdo en una corte de Texas y pactaron con Orthofix retirar la demanda a cambio de dinero y equipo médico.

Aunque el IMSS no ha dado información oficial sobre su acuerdo con Orthofix, expedientes obtenidos por Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad en cortes de Estados Unidos revelan que Orthofix y el IMSS llegaron a un acuerdo económico de 3 millones de dólares (54 millones de pesos) en equipo médico y un millón de dólares (18 millones de pesos) “en efectivo”.

A pesar del acuerdo de 2016, Orthofix no cumplió su parte del trato, ya que durante dos años el IMSS ha esperado que la empresa entregue los dispositivos médicos. La dependencia mexicana aseguró que la compañía ni siquiera hizo el intento de ingresarlos a México, y hasta la fecha no ha reparado el daño, aunque los productos fabricados por la empresa continuaban ingresando a los hospitales a través de un distribuidor: BMTI, al que Orthofix reconoce como su actual representante.

El modo en que operaban

Cientos de documentos obtenidos por MCCI revelan que el esquema de sobornos no fue nada complejo: funcionarios del IMSS se dejaron corromper a cambio de pagos menores. Constantemente personal de Promeca, empresa de Orthofix que opera en México, llegaba a los hospitales con regalos en mano.

El monto del soborno se tasaba en función de la jerarquía del funcionario: liquidaban las deudas bancarias de los médicos encargados de las áreas de compras, mientras que, a otros directivos, les pagaban entre el 6 y el 10 por ciento de comisión por cada contrato obtenido.

Hasta los jefes de almacén ganaban: se llevaban dos mil pesos por destruir las prótesis médicas que habían comprado a otro proveedor y estaban guardadas en las bodegas de los hospitales de traumatología y ortopedia.

Cinco ejecutivos de alto perfil de Orthofix conocían con detalle el esquema de sobornos que había implementado su distribuidor en México, ya que, según informes de la Fiscalía de Texas, a pesar de tener conocimiento, a nadie en EU le sorprendió la red de sobornos, ya que se ajustaban a las prácticas estándar de Orthofix en el mundo.

En México no hay castigos

Según cálculos del gobierno estadounidense, Orthofix pagó unos 317 mil dólares (4 millones 247 mil pesos) en sobornos para obtener contratos que les generaron ingresos de 8 millones 700 mil dólares (116 millones 580 mil pesos). Al menos 4.9 millones de dólares (65 millones 660 mil pesos) de ganancia limpia para la trasnacional, según el expediente judicial radicado en Estados Unidos.

A pesar de que Orthofix admitió que Promeca, su filial mexicana, sobornó a funcionarios, en México ningún funcionario a sido procesado o juzgado, caso distinto en Estados Unidos, ya que en 2012 Orthofix acordó pagar al gobierno de Estados Unidos una multa de 4 millones 983 mil 644 dólares (84 millones 711 mil pesos).


Etiquetas: