Compraron un terreno en la frontera y Trump no podrá pasar el muro por ahí

- Por

Como salido de una película de aventuras, el popular juego de cartas, Cards Against Humanity compró un terreno en la frontera sur de Estados Unidos para impedir la construcción del muro.

La empresa, quien lleva el mismo nombre que el famoso juego, se dio a la tarea de adquirir la propiedad, ubicada en una zona estratégica para hacer más costosa y lenta la construcción del muro, para el presidente Donald Trump.

Esta acción forma de una serie de novedosos esfuerzos, que dicha compañía ha venido realizando desde 2016, los cuales se caracterizan por interponerse en los planes del mandatario utilizando el humor negro.

Impedir el muro

De acuerdo con la iniciativa, el presidente Trump está invirtiendo millones de dólares en la construcción del muro entre Estados Unidos y México, pese a que militarmente es una barrera obsoleta desde el siglo XII, cuando se inventó la pólvora.

Para obtener el dinero, la empresa solicitó el apoyo de los ciudadanos y recibió el donativo de 150 mil personas, quienes donaron 15 dólares cada uno para la iniciativa, donde dicho dinero se utilizó en la compra del mencionado terreno.

Otra parte del donativo se destinó al pago de una firma de abogados especializada en el dominio de la tierra; todo con el objetivo de que el proceso de extinción de dominio sea tan costoso y lento para Trump que supere su estadía en la Presidencia.

Todo el proceso legal puede llevar mucho tiempo. ¿Quién sabe, tal vez más de lo que el actual presidente estará en el cargo? Por todo lo que lleve, estamos listos para una resistencia prolongada a cualquier intento por parte del gobierno de construir un muro en esta tierra”, explicó la empresa en su sitio web.

El bufete de abogados encargados del caso es Graves, Dougherty, Hearon y Moody, quienes se comprometieron por escrito a llevar a las últimas consecuencias todas las medidas legales para evitar la construcción del muro.

Si votaste por Trump… es posible que desees quedarte fuera“, es el lema bajo el cual la iniciativa del afamado juego de cartas está poniendo de cabeza los planes de Trump, quien tendría que convencer al Congreso para desembolsar más dinero, si quisiera continuar sus planes.

Un juego de mesa contra el muro

Mediante su sitio web, Cards Against Humanity prometió a sus caritativos donadores, seis días con sorpresas increíbles que revelará a lo largo del mes de diciembre; aunque su peculiar sentido del humor ya dio muestras de lo que podría ser.

En su sitio web, la compañía anunció la construcción de una catapulta de 30 metros, que califican como poderosa, pues fue realizada a la usanza de la época medieval, la cual aseguran podrían utilizar contra el muro de Trump, pero guardan sus reservas legales.

Por razones legales, no amenazamos con destruir la propiedad del gobierno de Estados Unidos con nuestra máquina medieval. Posiblemente no vamos a aplastar el muro de 20 mil millones de dólares de Trump, pero… si quisiéramos, podríamos. No lo haremos, pero podríamos…” dijo la empresa.

Mediante sus redes sociales, Cards Against Humanity exhortó a los ciudadanos que estén en contra del muro a realizar donativos para organizaciones civiles, a la par que viralizó un irónico video sobre el tema.