Taibo podría no dirigir el FCE porque nació en España, según la ley

- Por

El tema resulta catastrófico para un hombre que ya comentaba públicamente todos los cambios drásticos que haría en la mayor editorial del estado mexicano. Francisco Ignacio Taibo II fue convocado por López Obrador para atender la dirección del Fondo de Cultura Económica (FCE), después de que desertara la primera opción. Ahora, el escritor de novela negra se sorprende al saber que por ley no podría ocupar el cargo.

Cuando se lo informaron, Taibo confirmó que no tenía idea del dato. La ley requiere que los directores de la editorial del gobierno mexicano, la más grande de latinoamérica, hayan nacido en suelo azteca. A pesar de que Taibo ya tiene la ciudadanía, su familia y él son exiliados españoles que llegaron al país a mitad del siglo pasado, huyendo del franquismo. “En estos momentos no tengo nada que decir. El equipo legal está dándole vueltas al asunto”, comentó Taibo, dejando en claro que la noticia lo toma por sorpresa.

Pero no solo eso, el artículo 21 de la ley de entidades paraestatales también era desconocido por López Obrador y su círculo más cercano. Recordemos que circula un video en internet en donde el tabasqueño invita al historiador sin mencionar ningún dato extra. La noticia, que le llegó a Paco Taibo gracias a una nota del periódico Reforma, le mete freno a toda la estrategia editorial que ya tenía avanzada para el primero de diciembre, cuando entrara en funciones del Fondo.

Taibo prometía un cambio radical en la estrategia editorial y lectora del FCE. En principio, argumentaba que reeditaría libros polémicos que el Fondo abandonó hace años. Además, prometía terminar con la publicación de libros “aburridisimos” que impulsaban la visión neoliberal, y que nadie compraba, según el historiador y biografista de Pancho Villa. Prometía incluso más apoyo al cómic, la novela gráfica y la literatura que jamás recomendaría un padre de familia a sus hijos.

La noticia le cae de peso a la futura administración de izquierda, ya que llega a prácticamente quince días de entrar en funciones. Taibo asegura que no va a dar declaraciones de ningún tipo hasta que su equipo legal atienda el asunto de inmediato. Lo cierto es que legalmente quedaría anulada su postulación, pero podría generarse algún cambio legal de última hora para permitir al nacido en Girona, España, hacerse con la editorial más poderosa de México.

Desde que Taibo aceptó dirigir el FCE la opinión pública reaccionó de formas bastante diversas. En redes sociales y varios políticos de izquierda aplaudieron que se le otorgue ese espacio tan importante para la lectura en el país a un hombre que ha trabajado como brigadista y promotor de la lectura desde hace décadas. En la capital mexicana y varios estados del país es ampliamente reconocida la labor de la Brigada para Leer en Libertad, en donde se vende y discute literatura de calidad a precios muy bajos. Incluso se regalan libros.

Pero las opiniones en contra aseguran que Taibo habría de instalar literatura socialista que intente borrar ciertas visiones históricas y literarias en una editorial de claro sello nacionalista. Como respuesta a estas acusaciones, Taibo asegura que no editará mucho a los marxistas de antaño, por considerarlos poco atractivos literariamente para las juventudes mexicanas. En cambio, ha prometido libros que realmente impulsen la lectura en el país, sobretodo a precios que pueda pagar un estudiante o trabajador mexicano.

Lo cierto es que en el senado mexicano se está analizando si se puede modificar esta ley para permitir que Taibo accesa al Fondo. El debate interno ha comenzado, ya que los panistas en la cámara alta aseguran que el historiador no merece entrar a un puesto tan importante después de varias de sus declaraciones. Por el otro lado, el líder morenista Ricardo Monreal ha asegurado que se podría aplicar la mayoría morenista para cambiar esta ley.