Ser infiel no es ilegal en México ni obliga a reparar el daño: Suprema Corte

- Por

En la historia de las decisiones más polémicas de los ministros de la corte mexicana siempre resaltarán casos extraños. Se han tomado decisiones determinantes como la cancelación de la ley de seguridad interior que propuso Enrique Peña Nieto, pero también otras en donde ha quedado claro que los mexicanos tienen conflictos únicos en el mundo. Una reciente decisión de la Suprema Corte mexicana deja en claro algo que parecía obvio: la infidelidad no es un acto ilegal.

Todo se remonta a un caso en específico en donde una pareja tenía problemas y todo terminó en una infidelidad. En el tema de los porqués y los cómo, la persona afectada por el engaño amoroso decidió denunciar a su pareja, además de solicitar un pago inmediato por los daños ocasionados. El tema es polémico, claramente, ya que refleja una realidad nacional, aunque también universal. El asunto es que la parte demandada aseguraba que no tendría porque indemnizar a su pareja después de haberle sido infiel.

El asunto escaló desde los juzgados hasta los ministros de la suprema corte y el fallo resultó a favor de la parte demandada. Con esto, quedó claro que no hay manera de tratar a la infidelidad en una relación como algo ilegal y tampoco las partes afectadas pueden demandar pagos o indemnizaciones después de la tragedia entre ambas partes. El fallo deja ver que en este caso se exigió un pago económico después de una infidelidad.

Lo que sí dejó en claro la Suprema Corte es que la infidelidad sigue siendo una razón totalmente válida para iniciar trámites de divorcio. Esta es una de las razones por las que se separan la mayoría de los mexicanos. Recordemos que los divorcios han aumentado hasta un 136% en los últimos tres lustros, y hasta hace unos años, más del 10% de los mexicanos ya estaban divorciados o en proceso. Si bien una de las razones para el divorcio en México es la infidelidad esta no está considerada un delito como en ciertas naciones regidas bajo el islamismo.

Una persona fue infiel. Su cónyuge, quien se enteró del hecho, decidió demandar a su pareja para que le pagara una…

Publiée par Suprema Corte de Justicia de la Nación sur Jeudi 22 novembre 2018

El caso del que hablamos dejaba ver que el pago de indemnización se debía al daño emocional ocasionado por la infidelidad de la parte demandante. La parte demandada insistía en que era necesaria algún tipo de multa o pago después del daño que le habían realizado, pero para la Suprema Corte este tipo de acciones no pueden ser sustentadas como daño moral que merezca ser castigado. En caso de haber fallado a favor del demandante, México podría regresar al 2010, en donde se castigaba el adulterio con hasta dos años de prisión.

En ciertos países regidos por fes religiosas es común que las personas que cometen infidelidad terminen en prisión o al menos sometidas a algún escarnio amparado por la ley. En México, los ministros consideran que no existen motivos legales para castigar a una persona que decide involucrarse sentimental o sexualmente con alguien más que su pareja. “La fidelidad en el matrimonio es una cuestión de carácter personalísimo en la que tiene cabida la autonomía de la voluntad de los cónyuges”, comenta la resolución de la Corte.

Algunos de los argumentos en contra de esta resolución es que puede generarse cierto tipo de daño psicológico después de haber pasado por una infidelidad. Algunos comentarios señalan que se debe de operar de alguna forma para reparar depresiones, intentos de suicidio, pérdida de estabilidad emocional o económica, entre otras afecciones que resultan después del adulterio. Para la Corte es cierto que hay cambios en la vida de una pareja, pero no hay motivos suficientes como para hacer ilegal el acto de engañar a una persona con la que se mantiene una relación.


Etiquetas: