Sedena no quiere explicar qué hizo con los 369 millones que gastó en viáticos

- Por

Funcionarios de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) gastaron durante el año pasado, 369 millones de pesos en viáticos para el extranjero, sin haber emitido ningún comprobante fiscal, además de haber pagado un sobreprecio por 312 mil pesos para la contratación de servicios en una adjudicación directa.

Una investigación publicada este lunes por el portal Animal Político, señala que la Sedena no emitió ningún comprobante fiscal de los recursos usados para viáticos, bajo el argumento de que la dependencia se encuentra exenta de los “lineamientos por los que se establecen medidas de austeridad en el gasto de operación en las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal”.

Sin embargo, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en la revisión número 107-GB, aseguró que la interpretación hecha por la Sedena no es válida, ya que, para la contratación de bienes y servicios están exentos de la autoridad, pero no de la presentación de comprobantes fiscales en la aplicación de los recursos.

“No así de la presentación de la comprobación de la aplicación del recurso, aunado a que, en el caso de no comprobarlos, tendrán el carácter de ingresos gravables y se les deberá efectuar la retención del impuesto correspondiente”. 

Por lo que, la ASF presentó la “Promoción de responsabilidad administrativa sancionatoria” para que sea la Inspección y Contraloría General del Ejército y Fuerza Aérea la que investigue y dé inicio con el procedimiento administrativo que corresponda.

La ASF señaló a la Contraloría que estas irregularidades derivaron de la autorización prevista en el artículo 153 del Reglamento de la Ley de Impuesto Sobre la Renta, registrado en la partida 37602 ‘Viáticos en el extranjero para servidores públicos en el desempeño de comisiones y funciones oficiales’, firmado por el entonces titular de Hacienda, Luis Videgaray.

Lo anterior autorizó que los servidores públicos de la Sedena se pudieran exceptuar de la comprobación de los recursos erogados, ya que, los lineamientos firmados por Hacienda establecieron las disposición y limitaciones en el gasto en la asignación de viáticos nacionales e internaciones para pasajes, alimentación, telefonía celular, congresos y convenciones, aplicables a las dependencias y entidades de la administración Pública Federal.

Es decir, que otras secretarías como la Defensa Nacional, Marina y otras instancias de Seguridad, quedaron excluidas de las medidas de austeridad, aunque en ninguna parte se especifica que no debían comprobar los gastos en viáticos.

Sobreprecios en servicios

Otra irregularidad detectada por la ASF, fue que la Sedena pagó un sobreprecio de 312 mil pesos en la contratación de servicios en una adjudicación directa para la “atribución, soporte y apoyo para ofertar y suministrar su tecnología en México”.

La Sedena contrató en junio del 2017, a una empresa que cuenta con una subsidiaria en la Ciudad de México con R.F.C ADG15112PP2, que dio servicios de mantenimiento y actualización al Sistema Satelital de Mando Territoriales de la Sedena, en donde se usaron recursos en parte del ejercicio 2016 y todo 2017, por 901 mil pesos.

La ASF aseguró que dicha empresa vendió los bienes a otra compañía, cuyo R.F.C es API851021AJ8, con un monto de 464.4 mil pesos, mismas que le terminó vendiendo a la Sedena en 777.1 mil pesos, lo que significó un sobreprecio de 312.7 mil pesos con respecto al valor real, y un “probable daño a la Hacienda Pública Federal.”

Esto sumado a 23 contratos y 10 pedidos que costaron 56 millones 839 mil pesos para alimento para animal, prendas de protección personal, artículos deportivos, herramientas, refacciones, entre otros.

De los cuales se detectó que en 31 casos hubo incumplimientos por atrasos en las entregas, habiendo algunos en donde se notificaron hasta 190 días después al área administrativa del contrato, lo que ocasionó que tampoco se aplicaran penas convencionales a los responsables, generando un probable daño a la Hacienda Pública Federal por un millón 886 mil pesos.

Lee la investigación completa en Animal Político