‘Pueblo Sin Fronteras’ mete traficantes en la caravana migrante: Solalinde

- Por

Detrás de cada éxodo centroamericano se esconde una oportunidad dorada para que las mafias puedan insertar a ciertas personas dedicadas a la venta de armas y la trata de personas. Para el activista mexicano Alejandro Solalinde, es un hecho que en la actual caravana migrante centroamericana hay al menos una organización que está metiendo a gente peligrosa en la avanzada hacia Estados Unidos.

En el pasado, Solalinde ya había advertido que ciertos grupos criminales estaban organizando el trayecto de grupos migrantes hasta el norte de México para luego extorsionarlos o cobrarles por el servicio de hacerlos cruzar la frontera de forma peligrosa e ilegal. En este caso, el sacerdote asegura que Pueblo Sin Fronteras está aprovechando la ayuda social de otras oenegés para insertar personas armadas, polleros y extorsionadores en el inmenso grupo de migrantes que ya se encuentran en Tijuana.

La intención de este éxodo centroamericano es dar un portazo, como sucedió en la frontera sur mexicana, para poder acceder a Estados Unidos a como dé lugar. La intención es buscar condiciones de seguridad y laborales que sería imposible encontrar en Guatemala, El Salvador u Honduras. Por lo tanto, Pueblo Sin Fronteras ha aprovechado la intención masiva para insertar a personas de perfil violento en la avanzada, con la intención de que lleguen a Estados Unidos.

Esta oenegé estaría lucrando con la imagen de los migrantes centroamericanos en su paso por México. Solalinde demanda que están organizando a masas enormes de migrantes para trazar sus rutas, de la misma forma en la que opera un famoso “pollero” (los encargados de cobrar por guiar a los migrantes en la frontera México-Estados Unidos). Además, el activista mexicano asegura que Pueblo Sin Fronteras está impidiendo que los centroamericanos reciban información clave.

Esta organización civil se vende en internet como un grupo de ciudadanos que acompaña “a los migrantes y refugiados en su camino de esperanza, juntos exigimos nuestros derechos humanos. Brindamos ayuda humanitaria y asesoría legal a migrantes y refugiados”. Reciben ayuda de donantes a nivel nacional e internacional, pero para acceder a información sobre ellos hay que saber inglés, ya que su portal oficial está en este idioma.

Solalinde afirma que este tipo de acciones son regulares en las distintas caravanas centroamericanas que están atravesando México desde hace años. La intención de ciertos grupos es la de desestabilizar la unión del movimiento y lograr acarrear a la mayor cantidad de migrantes posibles para acercar la atención mediática hacia sus esfuerzos como colectivo. Lo más peligrosa, recalca el activista migrante, es que este tipo de oenegés están ayudando a impulsar la visión de Donald Trump de dividir una avanzada que salió unida desde que abandonaron sus países.

El principal temor es que se secude a las familias centroamericanas para que acompañen a este tipo de organizaciones que no tienen las habilidades necesarias para lograr traslados pacíficos. Solalinde asegura que él no mueve grupos a menos que estén desarmadas y que garantiza que hayan sido previamente informados desde el tema legal sobre lo que podría ocurrir en cada ciudad que visiten. A diferencia, comenta Solalinde, organizaciones como Pueblo Sin Fronteras, dividen a estos grupos y se esfuerzan en introducir elementos poco fiables entre sus filas.

Se viene en unas semanas la llegada del resto de caravanas a Tijuana, la ciudad fronteriza que separa a México de Estados Unidos al norte de Baja California. Para esperar a estos más de 15 mil centroamericanos, Donald Trump ya envió a más de 5 mil soldados con instrucciones de detener la avanzada migrante a como dé lugar. Hasta el momento, Pueblo sin Fronteras no ha respondido públicamente a estas acusaciones.