Exigen ley de seguridad vial para evitar muertes en accidentes de tránsito

- Por

Las muertes por accidentes vehiculares y hechos de tránsito se han convertido en uno de los problemas que más se han acrecentado durante los últimos años en México. Datos oficiales señalan que todos los días fallecen al menos 32 personas en incidentes viales.

Datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) indican que en los últimos tres años han muerto 44 mil 364 personas en accidentes de tránsito y 110 mil 427 han resultado lesionadas, siendo Sinaloa, Tabasco y Colima los estados donde hay mayor probabilidad de ser víctima en este tipo de percances.

De acuerdo con datos publicados por el portal Animal Político, los fallecimientos en hechos viales crecieron desde el 2015 casi un 18%: precisamente en 2015 se reportaron 8 mil 134 víctimas; en el 2016, 8 mil 504; en 2017, 8 mil 867; y lo que va del 2018 se han registrado 9 mil 583.

En tanto que las personas lesionadas en accidentes vehiculares durante el 2015 fueron de 21 mil 538; para el 2016 se contaron 20 mil 788; en 2017, 21 mil 984; y para este último año han sido 23 mil 178.

¿Qué hacer ante este problema?

De acuerdo con organizaciones de la sociedad civil como ITDP, WRI México, Bicitekas, Reacciona por la Vida, Céntrico y así como expertos en la materia, han señalado que este problema tiene su origen en la falta de una política pública nacional que esté orientada a reducir las muertes de tránsito que se dan en todo el país.

Estas mismas agrupaciones sociales han trabajado desde hace tiempo en el diseño de una Ley General de Seguridad Vial, que busca establecer reglas homologadas para la seguridad de los peatones y automovilistas.

La iniciativa, que se tiene previsto sea presentada el próximo mes de febrero ante la Cámara de Diputados y del Senado, busca sustentarse en 5 principios rectores: gestión de la seguridad vial, comportamiento de usuarios en vía pública, vehículos seguros, atención médica prehospitalaria e infraestructura vial adecuada.

La premisa principal que sustenta esta ley es que “morir en la calle no es una situación normal y todo hecho de tránsito en el que una persona resulte lesionada o pierda la vida es prevenible.”

Esta Ley General de Seguridad Vial busca que el uso de la vía publica sea una prioridad para las personas con movilidad limitada, seguidas de los peatones, ciclistas, transporte público de pasajeros, transporte de carga y usuarios de vehículos particulares.

Sumado a la creación de un Registro Nacional de Conductores, con la finalidad de que cada licencia expedida en los estados cuente con un número único que identifique al dueño de cada automóvil.

Este Registro contará con el historial de infracciones y accidentes en los que esté involucrado el conductor; los puntos de sanción acumulados en la licencia; y la información general de cada persona.

Para la obtención de la licencia se pretende que cada persona presente un examen teórico sobre conocimientos y habilidades necesarias para conducir un carro, y que se puedan expedir con una vigencia superior a los cinco años.

Pruebas de alcoholímetro y mayor transparencia

A partir de esta nueva Ley, todos los gobiernos tendrán la obligación de hacer pruebas de alcoholímetro, y quienes den positivo serán sancionados con la suspensión temporal de su licencia por un periodo de seis meses, sumado a penalidades que cada gobierno estatal o municipal determine.

Cada gobierno de los estados tendrá que generar datos precisos sobre la ocurrencia de hechos de tránsito y los saldos que estos generen. Toda esta información será concentrada por un Observatorio Nacional que sistematizará los datos sobre todos estos hechos.

Si bien esta Ley esta hecha para reducir los accidentes vehiculares, la prioridad es la seguridad de los peatones y ciclistas, por lo que, cualquier obra de infraestructura que se desarrolle en el país, también tendrá que estar pensada en la adecuación de espacios suficientes para la movilidad de las personas que transitan a pie o un transporte no motorizado.

En cuanto a los automóviles, se elaborará una Norma Oficial de Seguridad para los Vehículos, que a su vez contará con un catálogo de características de todos los carros fabricados en México, los cuales también tendrán que contar con un seguro de daños a terceros que cubran a las personas afectadas en un accidente.

La seguridad es primero

Otro tema que toca esta Ley General de Seguridad Vial son los límites máximos de velocidad que podrán alcanzarse en una vía primaria o secundaria, sin importar la entidad federativa que se trate: “Se trata de alcanzar una gestión de la velocidad como una política pública, algo que tenemos pendiente en México”.

Además de la creación de un fideicomiso público operado por la Secretaría de Hacienda y financiado con recursos públicos y privados para el financiamiento de programas y proyectos de prevención de muertes, lesiones y discapacidades causados en accidentes vehiculares.

Esta ley establecerá como obligación que los tres niveles de gobierno cumplan con un sistema médico prehospitalario homologado, que garantice la atención oportuna en percances viales.

Lee la investigación completa en Animal Político.