Migrantes intentan cruzar la frontera, policía de EU les cierra el paso y lanza gas lacrimógeno

- Por

Unos 500 migrantes centroamericanos intentaron cruzar la frontera norte en Tijuana, pero fueron repelidos por los agentes estadounidenses, quienes les lanzaron gas lacrimógeno y cerraron el camino con vallas metálicas para evitar que ingresaran al país vecino.

En respuesta al caos que se vivió este domingo en la frontera, el gobierno mexicano anuncio que deportará a los migrantes que hoy intentaron cruzar el muro, ya que un grupo de alborotadores incitó a sus compañeros.

Cerca de mil de migrantes participaron en una manifestación que pretende llegar a la garita de El Chaparral, en la frontera de Tijuana con San Ysidro; las personas están desesperadas luego de llevar dos semanas viviendo en un albergue acondicionado en el centro deportivo Benito Juárez.

Sin embargo, la marcha se salió de control y los 500 migrantes corrieron hacia la línea fronteriza con Estados Unidos. La zona era resguardada por elementos de la Policía Federal y municipal, quienes se vieron rebasados y no pudieron detener al numeroso grupo.

Una vez que alcanzaron la valla, comenzaron a buscar los espacios por donde pasar.

«Estamos dispuestos a dejar aquí la vida con tal de pasar», dijo Mario López, un hondureño que viajaba con su hija de tres años.

Como él, todos los que lograron alcanzar la valla, empezaron a buscar por dónde pasar. La hija de Mario López encontró un agujero a ras del suelo y su padre la empujaba, obligándola a arrastrarse para lograr pasar al otro lado.

Una mujer que escaló el muro e intento brincar por encima se desmayó y cayó.

Para ese momento, helicópteros estadounidenses sobrevolaban cerca de la frontera y lanzaban gas lacrimógeno a las personas que corrían desesperadas.

«Nos van a matar!», gritó otra mujer tratando de recoger a la mujer que se desmayó y cayó del muro.

Los migrantes se cubrieron el rostro para intentar no respirar el gas que les lanzaban desde las alturas, mientras se empujaban para intentar cruzar y después correr. La gente gritaba y los niños lloraban desesperados.

«¿Ya estamos en Estados Unidos?», preguntaban los migrantes mientras esperaban cruzar la doble valla que separa Tijuana de San Diego.

Del lado mexicano sonaron las sirenas de la patrulla fronteriza, mientras los helicópteros pasaron al lado mexicano, poco después de lanzar los gases.

Los agentes aduanales fueron sorprendidos por el numeroso grupo, pero de inmediato respondieron el intento de ingreso.

Un equipo de la agencia AFP observó a un numeroso grupo que pudo cruzar el primero muro e intentó llegar al segundo –que se encuentra cubierto con púas–, pero ya los agentes de la patrulla fronteriza los esperaban.

Otro periodista de la misma agencia  vio que un grupo de centroamericanos lograron pasar a territorio estadounidense, pero se regresó porque los agentes comenzaron a lanzar gases.

Y es que los pequeños grupos se dispersaron por toda la zona. Uno de ellos alcanzó el lecho de un río seco e ingresó a Estados Unidos, pero 90 metros más adelante los agentes los detuvieron con vallas metálicas en los caminos y aceras.

Algunas de las personas intentaron usar el cruce para trenes, pero allí también les lanzaron gases. Después de los tumultos, el gobierno estadounidense decidió cerrar el paso fronterizo con Tijuana.

Alfonso Navarrete, secretario de Gobernación, informo que hasta el momento no se tiene reporte de personas lesionadas o fallecidas, y añadió que tomarán cartas en el asunto, pues ya tienen identificadas a dos o tres personas que instigaron a los migrantes a cruzar de manera violenta.

Este fue el primer intento de los integrantes de la caravana, que suma cerca de siete mil personas y que se desplaza por el territorio mexicano para llegar a Tijuana, donde intentarán cruzar al otro lado.

Sin embargo, el Presidente Donald Trump ha dicho que no permitirá que los centroamericanos crucen la frontera; primero amenazo con cerrar los más de tres mil kilómetros de frontera, y después aseguró que autorizó a los agentes usar la fuerza pública para evitar que los migrantes pasen a territorio estadounidense.

Con información de AFP, El Mundo y NYT