Los implantes médicos están dañando a sus portadores en todo el mundo

- Por

Una investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), conformada por periodistas de 36 países, entre ellos de Quinto Elemento Lab, Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad y la revista Proceso reveló que los implantes médicos están dañando a sus portadores en todo el mundo.

De acuerdo con el ICIJ, a nivel global la situación es similar, pues ningún gobierno emprende acciones para proteger a los pacientes con daños, mientras que los fabricantes médicos tienen un bajo estándar de calidad.

Esto se debe al envejecimiento de la población global y a otras enfermedades generadas por la mala calidad de vida, lo cual promueve que los implantes sean lanzados rápidamente al mercado, sin ser probados médicamente.

Las víctimas de los implantes médicos

La investigación, denominada proyecto The Implant Files encontró casos en ciudades de los cinco continentes como Ámsterdam, Seúl, Lima y Mumbai, hasta Georgia, en Estados Unidos, donde los implantes enferman, mutilan y a veces matan a pacientes.

Esto debido a que las malas condiciones de calidad en dichos implantes, perforan órganos, provocan descargas eléctricas, pudren huesos o envenenan la sangre, causando daños innecesarios.

El proyecto The Implant Files agrupó a un equipo de más de 250 reporteros y especialistas de 58 organizaciones periodísticas que sacaron a la luz una feroz industria, donde la corrupción está cobrando la vida de decenas de personas.

Los investigadores encontraron que, en 2008, los fabricantes médicos pagaron a las instancias reguladoras en Estados Unidos y otros países al menos mil 600 millones de dólares para resolver las acusaciones de corrupción, fraude y otras violaciones a la ley.

Por su parte, algunos pacientes que recibieron daños, aludieron que nadie les advirtió sobre los posibles riesgos y complicaciones que conllevaba realizarse un implante médico.

La publicación aborda el caso de algunos pacientes, quienes presentaron dolores, electrochoques o envenenamiento en sangre debido a fallas en la construcción de los aparatos de implante.

Daños en todo el mundo

“En algún momento los pacientes levantan las manos y dicen que están sufriendo un daño catastrófico. Pero para cuando eso sucede, suelen haber pasado años y un número significativo de personas ya han sido lastimadas”, explicó Carl Heneghan, epidemiólogo clínico de la Universidad de Oxford para la investigación.

The Implant Files descubrió una industria competitiva que en repetidas ocasiones ha ido en contra de las autoridades policiales, financieras y sanitarias en el mundo, y que ha utilizado su formidable poder de cabildeo para presionar a los reguladores para que reduzcan los estándares de seguridad.

Y para muestra basta sólo un botón, pues Johnson & Johnson, es la única empresa que ha sido obligada por las autoridades de Estados Unidos a pagar al menos 4 mil 300 millones de dólares a quienes alegaron daños por implantes de cadera, malla y engrapadoras quirúrgicas defectuosas.

Sin embargo, la cifra mortal va más allá, pues según cifras de la ICIJ, más de 82 mil personas de los cinco continentes fallecieron y 1.7 millones fueron víctimas de implantes defectuosos, según datos de la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) en los últimos 10 años.

Pese a ello, la situación se puede agravar, ya que la FDA explora la posibilidad de relajar aún más sus normas para introducir algunos dispositivos nuevos en el mercado con menos pruebas, como medida que Estados Unidos sea un competidor de Europa, lo que ofrece a los fabricantes un camino más fácil hacia la aprobación de nuevos productos.

La investigación presentó más de 1, 500 solicitudes de registros públicos y recopiló más de 8 millones de registros médicos relacionados con dispositivos, incluidos, por ejemplo, avisos de retiro del mercado, advertencias de seguridad, documentos legales e informes financieros corporativos.

Aunque es importante indicar que los periodistas encontraron que, en caso particular de México, las autoridades de salud se negaron a brindar información respecto a incidentes adversos con pacientes.

Asimismo, la investigación encontró una red de corrupción entre autoridades sanitarias y médicos, quienes eran sobornados con dinero y lujosos regalos, a los que una empresa fabricante denominaba chocolates.

Mira la investigación completa en Proceso


Etiquetas: