¿Sabías que Lázaro Cárdenas legalizó la marihuana en México?

- Por

Esta es una historia poco conocida en el país. Cuando pensamos en el michoacano Lázaro Cárdenas pensamos en automático en su defensa del petróleo mexicano y en su apoyo a los migrantes del mundo, pero pocas veces se ha relacionado su nombre con la marihuana. Para los años treinta, en un mundo que aún no conocía las atrocidades del nazismo, era Estados Unidos la nación que más rápido adquiría poder en el planeta. Desde el lado mexicano, un militar llegaba al poder y haría un cambio drástico en el país.

Con Lázaro Cárdenas al frente del gobierno mexicano llegaron también cambios estructurales como la expropiación petrolera y una tendencia más: se legalizó durante su gobierno a la marihuana. Con esto México enfrentaba completamente los mandatos de Estados Unidos, una de las naciones con más ataques históricos a la planta. Durante meses, en el territorio mexicano se permitió la siembra, cosecha y consumo de cannabis, lo que dejó un ambiente de paz inmediato.

Para entender la decisión de Lázaro Cárdenas para abrirse a esta planta es necesario mencionar a un profesional mexicano procannábico. Se trata de Leopoldo Salazar, un médico mexicano que estudió a fondo los efectos de la marihuana en el cuerpo humano (consumidor también) y que llegó a conclusiones bastante adelantadas a su época. Que se haya legalizado la marihuana en el país puede escribirse como un gran logro de Leopoldo, quien aseguraba que la planta no era adictiva y que no generaba malestares como se aseguraba en el mundo, principalmente en Estados Unidos.

Durante el cardenismo, Leopoldo Salazar fue el hombre encargado de las políticas de salud. Durante su administración se trató a los consumidores de marihuana como pacientes y no como criminales, esto según la ley previa al cardenismo que condenaba por completo a la planta y sus consumidores. Recordemos que con Plutarco Elías Calles, creador del PRI actual, se empezó a satanizar a la marihuana, en una censura que permanece hasta el día de hoy. Por lo tanto, y gracias a Cárdenas y Salazar, México fue pionero internacional en la legalización de la marihuana.

La visión cardenista privilegió el tema como un asunto de salubridad antes que un tema de ilegalidad. Esto es prácticamente el núcleo que mueve a las actuales propuestas de Morena para legalizar a la marihuana lúdica y médica en todo el país. Después de décadas de satanizar a la planta, se han creado cárteles de narcotraficantes que han distribuido marihuana por el territorio mexicano y el mundo. Todo esto, recordemos, a costa de asesinatos, secuestros, extorsiones y una guerra de doce años que lleva más de 250 mil mexicanos asesinados.

La historia duró poco

Después de que Lázaro Cárdenas anunciara la legalización de la planta en México, se encendieron las alarmas de Estados Unidos. El país que actualmente gobierna Donald Trump era un ejemplo total de intolerancia y estaba enfocado en mantener la segregación racial e imponer justicia ante la siembra de marihuana. El presidente Roosevelt amenazó al gobierno mexicano con un embargo de medicamentos si no echaban abajo la legalización de esta planta. Como resultado, Cárdenas volvió a penalizar a la marihuana en un proceso que continúa hasta nuestros días.

Por lo tanto, México sí fue uno de los primeros países en el mundo en legalizar a la marihuana, adelantándose más de setenta años a Uruguay y Canadá, las únicas dos naciones que permiten el consumo lúdico y medicinal de la marihuana. El gusto le duró a los mexicanos menos de seis meses, pero el antecedente deja ver que desde lo legal hay posibilidades históricas para hacer de México el tercer país que se abre completamente a esta planta. En los próximos días se presentará una iniciativa para permitir de nuevo algo que en 1940 ya había sido posible.