La crisis ambiental continúa en Tabasco, ahora aparecieron 48 manatíes muertos

- Por

La crisis ambiental en Tabasco sigue profundizándose, ahora, 48 manatíes aparecieron muertos y se suman a la escalada de mortalidad de esta especie, que en lo que va del año ya superó el centenar de muertes.

Según explica la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), una combinación de calor, sequía y algas tóxicas contribuyó a la muerte de los 48 manatíes.

Organizaciones ambientales expresaron su preocupación de que los pesticidas o las fugas de pozos petroleros hubieran tenido algo que ver con la muerte de los mamíferos.

La versión oficial

En las autopsias se hallaron metales pesados en los manatíes, indicó la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, pero aclaró que los niveles de éstos eran muy leves como para ser considerados peligrosos.

Se encontraron cuatro tipos de algas tóxicas en el área, añadió. Los manatíes podrían haber ingerido las toxinas mientras se alimentaban de plantas.

Aparte del calor y la sequía, la secretaría indicó que la contaminación podría haber sido un factor agravante.

La sociedad responde

Ya en agosto pasado la Semarnat había dado la misma explicación respecto a la muerte de los manatíes, diciendo que habías sido las toxinas presentes en plantas, sin embargo, la Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios de México (Azcarm) calificó de hipótesis sin sustento que algas nocivas sean la posible causa de mortandad de manatíes y otros animales en aguas de Tabasco.

Ernesto Zazueta Zazueta, presidente de la Azcarm, sostuvo que es simplemente “una hipótesis que no tiene ningún sustento”, y reprochó que durante la reunión del Comité́ para la Atención de la Contingencia por la Mortandad de Manatíes, no se presentaran resultados de análisis “que demuestren la presencia de cianobacterias tóxicas” en los cuerpos de agua.

“Lamentablemente después de cuatro meses de contingencia ambiental y social, seguimos sin tener certeza sobre las causas de la muerte de manatíes, peces, reptiles y aves, ni de daños en la piel de los habitantes de la zona”, añadió en un comunicado.

El hecho es muy grave, porque si aún no pueden dar las causas científicas, menos darán solución a la emergencia, deploró.

Por su parte, Ricardo Aguilar, coordinador de Acuarios de la Azcarm, precisó que el 14 de julio pasado un equipo de especialistas de la asociación realizó un muestreo de fitoplancton del agua de los caudales que atraviesan los municipios de Macuspana, Jonuta y Centla (los más afectados), y en todos los resultados hubo ausencia de cianobacterias.

Señaló que sólo se encontraron algunas células de cianobacterias (alga verde-azul) que no significan riesgo de toxicidad por su baja densidad celular, “y no puede considerarse un florecimiento algal nocivo de cianobacterias”.

Precisó que en tres muestras de la zona de Los Bitzales, Macuspana, donde se ha encontrado el mayor número de los manatíes muertos de mayo a la fecha, “no se halló un solo rastro de alga verdeazulada”.

El rastro de Pemex

La Azcarm refirió que para el maestro en Toxicología Industrial por la Universidad Católica de Lovaina de Bruselas y extrabajador de Petróleos Mexicanos (Pemex), Francisco Antonio Mercado Calderón, la falta de mantenimiento de instalaciones de la empresa productiva del Estado podría ser una causa de la toxicidad del agua de los ríos de Tabasco.

Consultado por la Azcarm, el especialista respondió a la información de la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA), de que instalaciones de Pemex ubicadas en la zona lagunera de Tabasco presentan condiciones inadecuadas de mantenimiento, al grado que se decidió clausurar el pozo productor de gas Usumacinta 12.

“Las tuberías son de acero inoxidable y tienen plomo. Como pudimos observar en las propias fotos de la ASEA, las tuberías están oxidadas, carcomidas, lo que puede derivar en la presencia de cromo hexavalente en el agua”, explicó.

El cromo hexavalente en estado de oxidación, que no tiene olor ni sabor, se va desprendiendo formando partículas que “son altamente tóxicas y cancerígenas”, alertó.

A ello se suma el ácido sulfhídrico y los mercaptanos que pueden estar contaminando seriamente toda el área por las presumibles fugas de gas en las instalaciones de Petróleos Mexicanos, expuso.


Etiquetas: