El INE tendrá su presupuesto más bajo en la historia este 2019

- Por

Durante décadas, los distintos gobiernos federales mexicanos han otorgado a su árbitro electoral sumas cada vez más grandes. Los salarios de los consejeros electorales, tanto del presidente como sus cercanos, rondan los 200 mil pesos mensuales y los presupuestos anuales no hacen más que incrementar con cada nuevo gobierno. Para el 2019, se anuncia que al Instituto Nacional Electoral se le recortará un 12% su presupuesto, comparado con el del 2018.

En el último año de gobierno de Enrique Peña, en el que se vivieron las elecciones federales más costosas en la historia de México, el INE recibió 24,215 millones de pesos para coordinar una de las votaciones más caras del continente americano. Esto significó un aumento de más de 9 mil millones de pesos respeto a la cifra del 2017. Ahora el INE mete freno y asegura que el nuevo gobierno de izquierda de López Obrador, que entra la siguiente semana, precisa cierto grado de austeridad que están dispuestos a entender.

El presupuesto del INE entraría de lleno al plan de austeridad del tabasqueño sin precisar si dentro de estos ajustes presupuestales se encuentra la reducción del salario de los consejeros electorales y el de su presidente, Lorenzo Córdova. Lo que sí dejaron en claro en que este recorte presupuestal que ellos mismo proponen estaría castigando varios programas y proyectos que el instituto electoral mantiene en activo. Ya en el pasado el INE rechazó la propuesta de recortes salariales, asegurando que al menos el personal de carrera debería mantener su sueldo actual.

El tema es que el INE es una de las instituciones que mantiene los sueldos más altos en México. Emilio Giménez Cacho es uno de los trabajadores que más dinero recibe, 202 mil pesos mensuales, y lo hace por coordinar a los asesores del consejo electoral. Además, sin que se de a conocer su ingreso mensual como en otras instituciones, Lorenzo Córdova también recibe un salario que ronda los 200 mil pesos mensuales. El consejero Ciro Murayama declaró hace unos meses que están dispuestos a bajarse sus salarios si se respeta el del personal de carrera, pero hasta el momento no hay declaraciones oficiales de que así lo hayan hecho.

Mientras tanto, el futuro gobierno de López Obrador ya está trabajando en el presupuesto 2019. Los morenistas prometen insertar de lleno la austeridad en diversas secretarías e instituciones. En años anteriores, el tabasqueño ha criticado el alto presupuesto que se le entrega al INE, por lo que siempre ha prometido meter limpieza en este tipo de instituciones. Además, los guindas aseguran que buena parte del dinero para el próximo año irá para impulsar al menos 25 programas sociales y obras como el polémico tren maya.

Parece ser que la relación entre el INE y el nuevo gobierno no inicia de la mejor manera. Con las dos consultas populares que ha generado Morena en el país, el árbitro electoral parece quedar relegado en el tema del voto. López Obrador promete que será el INE quien opere estas reacciones ciudadanas cuando entre en funciones. Su primer gran trabajo será organizar el complejo referéndum en donde se preguntará a la ciudadanía si están de acuerdo en investigar a los expresidentes de México y también la creación de la guardia nacional.