Gobernadores rechazan a los “Superdelegados” de AMLO

- Por

Luego de que el Senado de la República aprobará en lo general las modificaciones a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, que da paso a la creación de la figura de los “Superdelegados”. Gobernadores de varios estados del país expresaron su rechazo al presidente electo Andrés Manuel López Obrador, sobre lo aprobado, ya que, lo consideraron como una “imposición” en materia de seguridad.

Tras cuatro horas de debate en el Senado, los cambios avalados a la Ley Orgánica fueron aprobados con 72 votos a favor y 46 en contra, lo que dará paso a la creación de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, además de que la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) será transformada en la Secretaría de Bienestar, que a su vez establece la figura de los “Superdelegados”, así como la desaparición del CISEN y el nacimiento del Centro Nacional de Inteligencia.

¿Qué son los Superdelegados?

De acuerdo con lo aprobado la noche del pasado jueves en el Senado, se modificó el artículo 27 de la Constitución, que hace referencia a la Secretaría de Gobernación, a la que le fueron suprimidas fracciones relativas a la seguridad pública, seguridad interior y la seguridad nacional, funciones que pasarán a ser responsabilidad de la nueva Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.

Todo esto sumado a la creación la Secretaría de Bienestar y de la figura de los “coordinadores estatales, conocidos como “superdelegados”, quienes tendrán a su cargo la organización e implementación de planes, programas y acciones para el desarrollo integral, funciones de atención ciudadana, ademas de la supervisión de los servicios y programas a cargo de la secretarías y dependencias.

Con esto se tiene previsto la elección de 32 coordinadores estatales y 264 regionales, quienes sustituirán a los más de 500 delegados federales y figurarán como “vigilantes” del presupuesto federal.

Gobernadores rechazan “Superdelegados” de seguridad

Sumado a que los senadores del PAN y del PRI criticaron la aprobación de los nuevos coordinadores estatales, bajo el argumento de que en realidad se trata de “operadores estatales”, gobernadores de los estados de Baja California, Chihuahua, Jalisco, Baja California Sur, Durango, Guanajuato, Puebla, Querétaro, Quintana Roo, Tamaulipas y Yucatán, expresaron su rechazo de que los “superdelegados” también realicen tareas en materia de seguridad.

Los primeros en hacer escuchar su voz fueron 12 gobernados del PAN, quienes, a través de un oficio dirigido al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, aseguraron estar dispuestos a colaborar con el nuevo Gobierno Federal, sin embargo, consideraron este no debe se tomado como un sometimiento de los órdenes locales, incluyendo a la investidura de los Gobernadores.

Este documento fue firmado por los gobernadores panistas: Martín Orozco Sandoval, Gobernador de Aguascalientes; Francisco Arturo Vega de Lamadrid, de Baja California; Carlos Mendoza Davis, de Baja California Sur; Javier Corral Jurado, de Chihuahua; José Rosas Aispuro Torres, de Durango; Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, de Guanajuato; Antonio Echevarría García, de Nayarit; José Antonio Gali Fayad, de Puebla; Francisco Domínguez Servién, de Querétaro; Carlos Joaquín González, Quintana Roo; Francisco Javier García Cabeza de Vaca, de Tamaulipas, y Mauricio Vila Dosal, de Yucatán.

“El país se construye de abajo hacia arriba, desde el espacio local. Resolver los problemas requiere conocimiento del territorio, cercanía con la población y atención a las peculiaridades de cada región. Las prioridades regionales deben definirse de manera conjunta, considerando las condiciones particulares de cada entidad federativa. No se imponen desde el centro”.

Los gobernadores aseveraron que el camino para resolver el problema de la inseguridad se debe de atender desde las causas criminógenas del delito y la violencia, haciendo énfasis en las que facilitan que los jóvenes y los grupos mal vulnerables sean convocados por el crimen organizado.

En tanto que el todavía gobernador electo de Jalisco, Enrique Alfaro acusó al Andrés Manuel López Obrador de atentar contra los intereses del estado, de violentar el pacto federal y la soberanía de los gobiernos estatales.

Asimismo, acuso al próximo presidente de haber roto el pacto que había hecho ante la CONAGO, de que los coordinadores no intervendrían en temas de seguridad.

“Le expresamos nuestra profunda preocupación por disposiciones legales que lastiman los principios básicos del Pacto Federal. No podemos permitir que en el nuevo modelo de organización del gobierno federal se planteen figuras paralelas a las autoridades constitucionales y electas”