Felipe Calderón se irá del PAN para hacer un partido católico con su esposa

- Por

Son pocos los personajes de peso dentro del panismo nacional después de la derrota electoral del primero de julio. Después de que Ricardo Anaya perdiera con un registro de votos bajísimo y de que el partido de ultraderecha no ganara mayorías claras en ningún congreso, la crisis panista parece no tener solución inmediata. Con la renuncia de Margarita Zavala, se dividió el partido y la noticia de la posible salida de Felipe Calderón promete dividir por completo el sueño conservador.

El michoacano que iniciará una fallida guerra contra el crimen organizado ha prometido abandonar el partido que lo llevó a la presidencia para formar un nuevo grupo político junto a su esposa. Esta intención ya se veía venir, después del escándalo y pleito público entre los calderonistas y los anayistas, que controlaron el partido en su peor momento. La militancia azul tiene en Calderón a uno de los personajes con más poder dentro del partido, por lo que su renuncia podría restarle seguidores considerables a Acción Nacional.

Calderón asegura que el partido católico conservador ha perdido el rumbo durante las últimas décadas, por lo que la mejor opción para el votante de derecha es aliarse a una fuerza política encabezada por Margarita Zavala. La aspirante independiente a la presidencia de México no pudo financiar su campaña hasta el día de las votaciones y canceló su intención de mantener a los Calderón en el poder. Pero no por eso se ha detenido, como dupla, el matrimonio conservador buscará crear el gran partido de derecha que le compita a Morena en 2024. Aunque podría fallar el intento, aseguró el aún panista michoacano. 

Recordemos que la estrategia internacional de los partidos más conservadores está dando resultados. En Estados Unidos ha ganado la política xenófoba y homofóbica de Donald Trump, en Brasil ganó por mayoría el militarizado y religioso Jair Bolsonaro, entre otros ejemplos. Esta tendencia podría darle impulso a una Margarita Zavala recargada y con un discurso mucho más conservador para las elección presidenciales del 2024. Con una tendencia provida y homofóbica, la capitalina y Calderón buscarían ganar los votos católicos y de ultraderecha en México.

La decisión de Calderón por abandonar su casa política también deriva del conflicto de intereses que rodea la elección del nuevo presidente panista. Entre las opciones se encuentran otro michoacano polémico, Marco Cortés, que habría de retomar ciertas políticas de Ricardo Anaya al frente del partido azul que gobernara por doce años el país. Su propuesta choca con la de Manuel Gómez Morín, que representa a la vieja guardia, y que podría seducir a los panistas de mayor edad repartidos por el país.

Lo cierto es que la salida de Felipe Calderón golpea de lleno a la ruta de unidad que pretendía alcanzar el partido azul en los próximos meses. Después de una presidencia llena de caprichos y de cerrarle la puerta a los militantes, Ricardo Anaya aseguró que no buscaría mantenerse en el poder del panismo, algo que dejaba ver el poder de los calderonistas que más tarde desistieron de lanzarse por el control del grupo político. Ante falta de diálogo y unidad, Calderón ha prometido abandonar su casa política para 2019.

Recordemos que el clan calderonista abandonó hace tiempo su actividad dentro del PAN. Después de que le negaran la candidatura presidencial a Margarita Zavala, su renuncia estuvo acompañada por la hermana de Felipe, Luisa María Calderón. Ambas se lanzaron como independientes, esperando jalar el voto conservador, pero perdieron rotundamente. La lucha ahora es unificar un partido católico que buscará pelear en los comicios próximos en contra de Morena, el gran partido ganador de este año. Con esto, queda claro que Margarita Zavala estará presente en la boleta presidencial del 2024.